Feeds:
Entradas
Comentarios

El descubrimiento de un bulto en el testículo  es una sorpresa con frecuencia inquietante para el paciente. Afortunadamente en muy pocas ocasiones se trata de un cancer de testículo.

IMG_0167

El diagnostico se va a basar en:

1.-Una historia clínica correcta. En los tumores puede haber antecedentes de criptorquidia (descenso incompleto del testículo en el momento del nacimiento), Infertilidad. En otros casos se trata de un hidrocele que en ocasiones esta relacionado con una cirugía previa como es una operación de hernia inguinal o una intervencion por varicocele. Cuando se debe a una inflamación (lo que se conoce como orquitis u orquiepididimitis)  es frecuente que en los días previos el paciente haya notado algún transtorno al orinar (como aumento de frecuencia miccional o cierto ardor durante la micción, aunque esto no ocurre siempre). Otro dato importante, es si el bulto testicular es doloroso o no (tampoco es raro que el paciente al  descubrir el bulto, de tanto tocárselo le acabe molestando y le cueste contestar con un simple si o no. a la pregunta de si le duele), las orquitis y epidididimitis y torsiones de testículo suelen ser muy dolorosas.

2.-Exploracion fisica: En los tumores de testículo con frecuencia palpamos una clara deformidad, dura que abomba o deforma el propio testículo. En el varicocele lo que está aumentado de tamaño no es el testículo sino las venas del cordón y esa dilatación de las venas es mucho más marcada cuando el paciente esta de pie que  tumbado. En el hidrocele una capa de liquido se interpone entre el testículo y la piel dando una apariencia de que todo el testículo  esta aumentado de tamaño  y la superficie es lisa. El dolor suele aparecer en los procesos inflamatorios como las orquitis, orquiepididimitis y las torsiones.

3.-La EcografÍa testicular: Es la prueba mas importante para diagnosticar el origen de los bultos testiculares. Nos permite comprobar la posición del bulto con respecto al testículo (es decir si se origina dentro del testículo o fuera de el ), y si su contenido es líquido como ocurre en los quistes de epidídimo  (como el que encabeza la imagen de este post) y en el hidrocele o sólido como en los tumores  y en las inflamaciones.

4.-Analitica Sanguinea y urinaria: Los marcadores tumorales (alfa-fetoproteina y beta HGC ) ayudan al diagnostico y seguimiento de los canceres  testiculares. En ocasiones un simple  análisis de orina nos ayuda a diagnosticar una simple infección urinaria que ha desencadenado una orquitis.

En resumen: Si notas un bulto en el testículo, debes acudir a tu urólogo para que te realice la historia clinica, exploración fisica, ecografia y analisis en caso de que sean necesarios, la mayoría de los casos se trata de procesos benignos y raramente es un cancer de testículo, por tanto no asumas que tienes una enfermedad grave y espera a conocer los resultados.

A la dilatación del plexo pampiniforme del testículo (venas de cordón testicular) la conocemos como Varicocele. Esta patología es muy frecuente y afecta aproximadamente al 10 % de los varones.

DSC_1401

Hasta ahora el estudio de los pacientes con varicocele se dirigía a la valoración de si afectaba o no a la calidad del semen y por tanto de la fertilidad. Un Espermiograma  (análisis de semen) nos informaba de ese dato y nos ayudaba a decidir si deberíamos intervenir o no el varicocele (varicolectomia). En resumen, el estudio del semen y la necesidad o no de intervenir el varicocele era todo lo que deberíamos realizar los Urólogos. Recientes estudios publicados en la revista cientifica Andrology nos informan, de que el varicocele se asocia con una incidencia mas elevada de enfermedades cardiacas (cardiopatía isquémica), transtornos de los lípidos sanguineos (hiperlipemia) y diabetes. Aunque los estudios no han sido concluyentes si parece razonable la monitorización (seguimiento y control) mediante analíticas sanguíneas de los pacientes con varicocele sean o no intervenidos.

 

 

El liquen escleroso y atrófico (antigua Balanitis xerótica obliterante) es un transtorno inflamatorio de la piel del pene. Suele aparecer entre los 30 y 50 años. No se conoce bien la causa: las infecciones , la irritación frecuente, fenómenos autoinmunes (se asocia con relativa frecuencia a diabetes mellitus, vitíligo, enfermedades del tiroides, alopecia areata, etc…)

DSC_4186

La manifestación inicial mas frecuente en el pene, es la forma de manchas blanquecinas que en su crecimiento van confluyendo unas con otras y que pueden aparecer en el glande, en el frenillo o en el prepucio. El el prepucio se suelen acompañar de un engrosamiento y estrechamiento del reborde que hace que el mismo se retraiga mal durante la erección, provocando primero la aparición de grietas y mas adelante  fimosis.

El tratamiento en las fases iniciales puede realizarse con  corticoesteroides potentes en forma de pomada, pero en la mayoría de las ocasiones obliga a realizar una circuncisión ya que la fimosis es progresiva.

 

Querer y no llegar. Sentir hasta un punto y no sobrepasarlo. Intentarlo una y otra vez, hasta que vence el agotamiento o la desesperación.

DSC_1560

“El beso fraternal” obra de Dimitri Vrubel. Restos del muro de Berlín.

La dificultad o imposibilidad para eyacular la presenta casi un 4% de los hombres a lo largo de su vida. En ocasiones las causas son primarias, es decir el hombre la presenta de siempre y en otras son secundaria (adquiridas) es decir aparece tras un pasado normal. Su origen puede ser  psicológico u físico y en otras ocasiones ambas a la vez.

Las causas sicológicas más frecuentes son la depresión, ansiedad, relaciones conflictivas, abuso de drogas o alcohol.

Las causas físicas son más frecuentes y hoy en día la gran mayoría de las ocasiones se debe al efecto secundario de medicamentos, tales como los antidepresivos, ansiolíticos, y antihipertensivos. Los niveles bajos de testosterona (hipogonadismo), los traumatismos pelvianos, las lesiones neurológicas también pueden ser la causa.

Nunca pensaron Erich Honecher de la República Democrática Alemana y  Leónidas Breznev de la Unión Soviética, que aquel beso de 1979 con alma de bolero que quería sellar el compromiso recíproco de ayuda, quedaría para la eternidad plasmado, en un resto del Muro de Berlín, sin llegar ni siquiera al agotamiento o a la desesperación, esperando una eyaculación que nunca llegó.

DSC_1399

Cuando explicamos a un paciente que debe realizarse una biopsia de próstata, ya sea por unos valores de PSA elevados o por la palpación de un nódulo al tacto rectal, solemos inconscientemente simplificar y decirle al paciente que dicha prueba nos aclarará si hay cancer o no. El paciente sale de nuestra consulta convencido de que el resultado solo tiene dos opciones: bien o mal, blanco o negro. Sin embargo, no es infrecuente que el día que acude a saber el resultado quede estupefacto, ya que el resultado no da ni si, ni no,ni blanco ni negro. Da un gris más pálido o mas oscuro, lleno de matices ineperados. estos resultados son el PIN y el ASAP.

El PIN (Neoplasia intraepitelial prostática), no es cancer, pero tampoco es normal. Las células han sufrido cambios en sus núcleos. Si esos cambios son mínimos, hablamos de PIN de bajo grado (sería el gris pálido) y no obliga a repetir la biopsia, ya que este cambio todavía no está claro, si es un cambio que precede al cancer de próstata o no y de hecho puede observarse en hombres de 30 años. El PIN de alto grado es cuando estos cambios son manifiestos y abundantes (estaríamos ante un gris oscuro), en esta situación según el número de cilindros de la biopsia afectados ( normalmente en una biopsia obtenemos 12 cilindros), el riesgo de descubrir cancer de próstata en una segunda biopsia es tan variable como, un 7% si solo afecta a 2 cilindros, a 80% si afecta al menos a 7 cilindros de los 12 cilindros, en esta situación la necesidad de una segunda biopsia es casi obligada.

EL ASAP (Proliferación microacinar atípica).En este caso los cambios son los suficientes como para decir que hay células cancerosas, pero en un número insuficiente para hacer un diagnostico de cáncer de próstata. Volver a biopsiar es indispensable en esta situación.

Existen al margen más posibilidades desasogantes, como que el material fue insuficiente para establecer el  grado de Gleason etc.. que obligan  a repetir la biopsia de próstata.

Sería conveniente que los urólogos nos concienciásemos de informar previamente a los pacientes que van a ser sometidos a una biopsia de próstata, de la posibilidad de este tipo de resultado.

La información no solo es un derecho del paciente, sino que además, ayuda a disminuir la angustia y la carga emocional en situaciones tan delicadas.

DSC_0013

 

Hay una clara relación entre niveles de Testosterona y Obesidad. En condiciones normales parte de la testosterona que produce el testículo se convierte en Estrógenos (Hormona femenina) por las células grasas, esta situación, es natural y tiene muchas consecuencias positivas, entre ellas, ayuda a nuestra salud ósea. Cuando acumulamos grasa sobre todo grasa abdominal, ese aumento importante de células grasas hace que transformemos  mucha más testosterona en estrógenos con lo que nuestros niveles de Testosterona descienden, repercutiendo de una forma importante sobre nuestra función sexual y reproductiva (pudiendo producirse: Disfunción eréctil e Infertilidad), disminución de masa muscular, fatiga y cambios de humor. entre otras.

Se sabe desde hace años que el 40 % de los obesos tienen niveles bajos de testosterona y si son diabéticos esta cifra se eleva al 50 %. También se sabe que la falta de sueño disminuye los niveles de testosterona.

Si cuando leemos este artículo ya pertenecemos al grupo de sobrepeso y nos preguntamos. -¿ Que podemos hacer para mejorar nuestro nivel de forma natural?- Pues lo que parece evidente, con dieta y ejercicio (unos 20 minutos  diarios, que no es mucho pedir….) nuestro nivel de testosterona se incremeta un 15 %, y solo el 11% tienen niveles bajos de Testosterona al cabo de un año.

Y una pequeña nota que añadir: El exceso de ejercicio consume testosterona, o sea  que nada de matarse en el gimnasio o en la bicicleta.

Resumiendo dieta equilibrada, sueño suficiente y ejercicio moderado ( no deporte) eson unas buenas actitudes vitales a partir de los 40 años.

 

DSC_0039 2

Durante años hemos informado a las mujeres de la conveniencia de orinar después de una relación sexual, con el fin de que los gérmenes que han entrado en la vejiga durante el coito sean expulsados de la misma. Dichos gérmenes viven habitualmente en los últimos centímetros  de la uretra y  aprovechan ese momento para entrar en la vejiga, ya que el pene exprime la uretra hacia dentro durante el coito.

Este consejo parecía una verdad absoluta, indiscutible; que de generación en generación los urólogos íbamos repitiendo a nuestras pacientes sin cuestionar su utilidad. 

Por otra parte, parece contradictorio que, cuando les solicitamos que se hagan un cultivo de orina, les explicamos que deben recoger la orina después de haber dejado salir una cierta cantidad de la misma ya que esa primera parte esta “sucia”. Y aquí es cuando se plantea la siguiente pregunta:

¿Por qué no les decimos a las pacientes que orinen antes de la relación sexual? y así conseguir que, aunque la uretra sea exprimida al no tener gérmenes en su interior, no hay riesgo de infección.

Probablemente la culpa sea de la pasión.  Ir a “hacer pis” en ese momento y poner en modo “pause” ese instante de fogosidad, no siempre es posible, pero si lo fuese, es mucho mas efectivo que hacerlo después de la relación.

A %d blogueros les gusta esto: