Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘sexo’

Querer y no llegar. Sentir hasta un punto y no sobrepasarlo. Intentarlo una y otra vez, hasta que vence el agotamiento o la desesperación.

DSC_1560

“El beso fraternal” obra de Dimitri Vrubel. Restos del muro de Berlín.

La dificultad o imposibilidad para eyacular la presenta casi un 4% de los hombres a lo largo de su vida. En ocasiones las causas son primarias, es decir el hombre la presenta de siempre y en otras son secundaria (adquiridas) es decir aparece tras un pasado normal. Su origen puede ser  psicológico u físico y en otras ocasiones ambas a la vez.

Las causas sicológicas más frecuentes son la depresión, ansiedad, relaciones conflictivas, abuso de drogas o alcohol.

Las causas físicas son más frecuentes y hoy en día la gran mayoría de las ocasiones se debe al efecto secundario de medicamentos, tales como los antidepresivos, ansiolíticos, y antihipertensivos. Los niveles bajos de testosterona (hipogonadismo), los traumatismos pelvianos, las lesiones neurológicas también pueden ser la causa.

Nunca pensaron Erich Honecher de la República Democrática Alemana y  Leónidas Breznev de la Unión Soviética, que aquel beso de 1979 con alma de bolero que quería sellar el compromiso recíproco de ayuda, quedaría para la eternidad plasmado, en un resto del Muro de Berlín, sin llegar ni siquiera al agotamiento o a la desesperación, esperando una eyaculación que nunca llegó.

Read Full Post »

Entre los muchos miedos que pueden surgir al padecer un cáncer o el haberlo padecido está el de cómo será nuestra vida sexual a partir de entonces, especialmente si se trata de cánceres ginecológicos en el caso de las mujeres, o de próstata en el caso de los hombres.

La enfermedad y los tratamientos, que pueden provocar efectos secundarios, hacen que nuestra vida en general cambie notablemente, y entre los cambios esté el aspecto sexual.

post 23 mayo

Los efectos más frecuentes son:

  1. Sequedad vaginal. Es bastante frecuente tras un cáncer ginecológico y además puede producir dolor. La sequedad suele darse por los cambios hormonales.
  2. Descenso del deseo sexual. Puede ocurrir que rechacemos completamente que nos rocen siquiera o sentir absoluto rechazo a mantener relaciones sexuales o afectivas.
  3. Se produce un cansancio acentuado cuando hemos estado sometidos a la quimioterapia, lo que incluye la actividad sexual.
  4. La depresión, la ansiedad y el estrés son tres de los aspectos que una persona con cáncer puede padecer. Esto deriva en alteraciones fisiológicas evidentes y en una respuesta sexual baja.
  5. Complicaciones para llegar al orgasmo o intensidad reducida y poca duración del mismo.
  6. Disfunción sexual. Es frecuente cuando hablamos de cánceres ginecológicos y de próstata.
  7. Las cicatrices consecuencia de las intervenciones pueden llegar a provocar vergüenza e inseguridad y, en consecuencia, rechazo a que nos vean con ellas durante las relaciones sexuales. El miedo a que nuestra pareja nos rechace por estas señales o a que le desagrade acercarse a nosotros puede paralizar el deseo.

Ante estas situaciones y consecuencias, ¿qué podemos hacer? Lo más importante es hablarlo abiertamente con la pareja y acudir a un sexólogo si fuera necesario para poder reanudar la vida sexual en confianza y con alegría. Los problemas citados son, en muchos casos, puntuales, y pasarán, así que conviene tomárselo con calma y paciencia.

 

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: