URÓLOGO VIGO – PONTEVEDRA

Clínica: Colón 34 3º B, 36210 Vigo

colico nefritico que hacer

Qué es un cólico nefrítico y qué hacer

Algunos síntomas del cólico nefrítico son dolor intenso en zona lumbar, mareos, sudores y náuseas. Conoce sus causas, qué hacer y cómo prevenirlo.

Qué es un cólico nefrítico y que síntomas produce

Un cólico nefrítico es un cuadro de dolor en la zona renal de gran intensidad. El dolor se caracteriza por tener un carácter cólico, lo que quiere decir que la intensidad sube y baja de forma intermitente. Es además un dolor que genera una gran ansiedad en el paciente que se muestra inquieto y se mueve buscando una postura que no encuentra. Los cólicos nefríticos se suelen acompañar de una sensación de malestar general, con sudoración abundante y naúseas con vómitos.

El dolor habitualmente se produce en la zona renal. Cuando la causa es una litiasis renal (cálculo o piedra) y este va descendiendo a lo largo del uréter, el dolor se irradia desde la zona renal hacia abdomen bajo y los genitales. Cuando la piedra está ya, a menos de 3 cm de distancia de la vejiga, el paciente siente ganas de orinar con frecuencia, escozor al orinar y sensación de micción incompleta.

En algunas ocasiones, el paciente presenta además escalofríos y fiebre alta. Cuando ocurre esto, quiere decir que el paciente tiene además una infección urinaria y el cuadro es más grave como puede ser el caso de pielonefritis.

Causas del cólico renal

La causa más frecuente de cólico nefrítico es un cálculo renal que se ha desprendido del riñón y obstruye la eliminación de orina. Sin embargo, la obstrucción y, por tanto, los cólicos nefríticos puede estar producida por:

  • Anomalías congénitas de la pelvis renal como es la estenosis de la unión pieloureteral. La estenosis impide el paso de la orina del la pelvis del riñón al uréter. Puede empezar a manifestarse a pesar de ser congénita en la edad adulta.
  • Anomalías congénitas de la desembocadura del uréter en la vejiga como ocurre en el megaureter y estenosis de la unión del uréter con la vejiga.
  • Coágulos y tumores de la vía urinaria que puedan taponar la salida de la orina.
  • Tumores que comprimen el uréter, como son los tumores del ovario y útero, así como los de intestino y retroperitoneo.
  • Inflamaciones que comprimen el uréter como la fibrosis retroperitoneal y el aneurisma de aorta.
  • Procesos inflamatorios del uréter terminal como ocurre en la tuberculosis urinaria.

Cuanto dura un cólico renal

La primera pregunta que se realiza el paciente con un cólico es: Cuánto voy a tardar en expulsar el cálculo.

Desde que empieza el cólico hasta que se expulsa el cálculo, pueden pasar desde horas, hasta semanas. Esto depende sobre todo del tamaño del cálculo, de la superficie del mismo. Los lisos se expulsan con mas facilidad que los que tienen salientes y picos. Aproximadamente un 75% de los casos el cálculo se expulsa de forma espontánea. En ocasiones, si el tamaño es muy grande el cálculo no puede ser expulsado y no queda mas remedio que tratarlo.

Pruebas para el diagnóstico de cólico renal

  1. Análisis de sangre y orina.
  2. RX simple de abdomen. Sirve en ocasiones para ver los cálculos de calcio.
  3. Ecografía renal. Es la prueba fundamental diagnóstica, ya que permite ver si hay o no obstrucción del riñón y con frecuencia el cálculo. Sirve además para el control  de la evolución, ya que se puede repetir tantas veces como se considere para valorar la dilatación del riñón y la posible expulsión del cálculo.
  4. Urotac. En ocasiones, cuando no hay obstrucción renal y con la ecografía no se puede establecer un diagnóstico de certeza.

Cuál es el diagnóstico diferencial del cólico nefrítico

El diagnostico diferencial lo debemos establecer con cuadros que pueden dar síntomas parecidos.

  1. Mujeres en edad fértil: La salpingitis, la torsión de ovario y el embarazo extrauterino.
  2. Hombres mayores de 60 años: Aneurisma de aorta.
  3. Población general: Con el infarto de corazón y la angina de pecho, la obstrucción y la isquemia intestinal, los divertículos de colon, los cólicos de vesícula biliar, apendicitis, etc.

Tratamiento general del cólico nefrítico

Los pacientes con un cólico nefrítico deben ser tratados en un servicio de urgencias, pues la intensidad del dolor es grande. Habitualmente se utilizan analgésicos y antiinflamatorios. Una vez que el dolor ha cedido pueden continuar con tratamiento oral de forma ambulatoria. Cuando el cálculo está próximo a la vejiga el uso de alfa-bloqueantes favorece la expulsión. Una vez que ha disminuido el dolor, la situación debe ser valorada analizando los siguientes detalles.

  • ¿Está el riñón dilatado? 
  • ¿El paciente puede hacer un régimen de vida normal o el dolor se lo impide?
  • ¿Presenta el paciente síntomas o signos  de que el cólico se ha complicado? Como fiebre. rotura de un cáliz renal.
  • ¿El tamaño del cálculo hace imposible la expulsión espontánea del calculo?
colico nefritico
Riñón normal y riñón con cálculo que provoca cólico nefrítico.

Cuándo colocar un catéter doble jota en un cólico nefrítico

Sabemos que un riñón no puede estar obstruido de forma indefinida, ya que perdería su función.

También sabemos  que la actitud de «esperar y ver»  se sigue de expulsión del cálculo en el 75 % de los casos.

Por ello, se debe valorar siempre para tomar una actitud correcta:

  1. El grado de obstrucción,
  2. El tiempo que lleva obstruido,
  3. La tolerancia al dolor por parte del paciente,
  4. La presencia o no de fiebre,
  5. Si existe la posibilidad de expulsión espontánea. 

La colocación de un catéter doble jota para tratar el cólico nefrítico o, en su defecto, una nefrostomía siempre es una medida aconsejable y con frecuencia prudente, ya que alivia el dolor, permite al riñón seguir funcionando y ayuda a tratar la infección en caso de que se presente.

Cuando el cálculo no sale, se debe valorar la litotricia extracorpórea (LEOC), ureteroscopia y la nefrolitotomía percutánea.

Cómo prevenir un cólico de riñón

  1. Beber abundantes líquidos. En general, las personas que han tenido cólicos por cálculos renales deben beber sobre 2 litros de agua al día. La orina lleva sales y cristales y cuando estos son muy abundantes, pueden cristalizar y formar piedras. La mejor forma de evitar esa cristalización es diluir la concentración de dichas sustancias aumentando la ingesta de agua. Sin embargo, en pleno cólico no se debe aumentar la ingesta de líquidos ya que  aumenta mucho la presión del riñón y por tanto el dolor.
  2. Dieta. En general existe una dieta para cada tipo de cálculos. Sin embargo, las dietas ricas en sal y con abundantes proteínas y calcio aumentan el riesgo de cálculos en general.
  3. Ejercicio físico regular.
  4. Disminuir la ingesta de azúcar.