URÓLOGO VIGO – PONTEVEDRA

Clínica: Colón 34 3º B, 36210 Vigo

Cáncer de próstata

cancer de prostata

El cáncer de próstata (CP) afecta a 1 de cada 6 hombres a lo largo de su vida y, además, 1 de cada 6 de esos diagnosticados de cáncer de próstata fallecerán por ello.

Casi el 50% de los hombres mayores de 70 años tienen un carcinoma de próstata (CP).

Factores de riesgo del cáncer de próstata

  • Edad: el riesgo de padecer cáncer de próstata aumenta con la edad.
  • Historia familiar de cáncer de próstata: padre o hermanos.
  • Dieta: Se cree que las dietas ricas en productos lácteos, en carne roja, así como en grasas se asocia a un aumento del riesgo de cáncer prostático. Por el contrario, una dieta rica en pescado, omega -3 y vitamina  D puede asociarse a un riesgo menor de desarrollar CP.

Síntomas del cáncer de próstata

En la actualidad el carcinoma prostático se diagnostica más por el aumento de los niveles de PSAque por los síntomas propios de la próstata. Cuando aparecen síntomas de cáncer de próstata estos son indistinguibles de los de la hiperplasia benigna de próstata (HBP). Los síntomas más habituales son:

  • Chorro miccional flojo y entrecortado.
  • Apremio miccional.
  • Polaquiuria (orinar con frecuencia).
  • Nocturia (orinar con frecuencia por la noche).
  • Micción entrecortada.
  • Dolores óseos. Se producen en los casos avanzados por metástasis en los huesos.
  • Retención urinaria.
  • Insuficiencia renal.

La única diferencia con la HBP, es que en esta última los síntomas son lentamente progresivos en el curso de varios años, mientras que en el cáncer de próstata progresan en unos cuantos meses.

Cuando el cáncer de próstata presenta sintomatología clínica la enfermedad suele estar avanzada. Sin embargo, en ocasiones coinciden la HBP y el CP y por tanto los síntomas pueden deberse a la HBP.

Signos del cáncer de próstata

El tacto rectal de la próstata, ayuda con frecuencia al diagnóstico y es una exploración obligada para valorar la glándula prostática. En los casos de cáncer de próstata la consistencia de una parte o de toda, se encuentra aumentada.

Pruebas para el diagnóstico del cáncer de próstata

Pruebas que nos hacen sospechar CP

  • PSA elevada o con ascenso significativo (véase PSA)
    • La duplicación de la cifra de PSA en menos de 10 meses es un signo de mal pronóstico.
    • La subida de 0,35 ng/ml al año debe ser tenida en cuenta con cifras de PSA inferiores a 4 ng/ml.
    • La subida de 0,75 ng/ml al año deben ser tenidas en cuenta con cifras entre 4 ng/ml y 10 ng/ml.
  • Tacto rectal: próstata dura.

Pruebas que nos ayudan a diagnosticar el cáncer de próstata

  • Biopsia de próstata. La biopsia estándar consiste en dar 12 pinchazos repartidos por la glándula prostática. Conviene recordar que no siempre que hay cáncer de próstata la biopsia es positiva y por lo tanto en algunas ocasiones nos vemos obligados a repetirla y en otras a hacer una biopsia de saturación, en la que se dan 24 pinchazos.
  • Resonancia magnética multiparamétrica. Gracias a este método, la biopsia se puede dirigir hacia las zonas identificadas como sospechosas. Mediante esta técnica de imagen se logra disminuir un 28% el número de biopsias.

cancer de prostataPruebas que nos ayudan a conocer la extensión del CP

  • Gammagrafía ósea. Reservada para pacientes diagnosticados de cáncer de próstata y cifras de PSA superior a 20 ng/ml. Es obligada en los cáncer de próstata de alto riesgo. También en aquellos pacientes que presentan dolor óseo o aumento de la fosfatasa alcalina.
  • TAC.
  • Pet-colina. Está indicada cuando hay recurrencia bioquímica después de tratamientos previos para el cáncer de próstata.

Posibles resultados de la biopsia de próstata

  • Cáncer de próstata. El diagnóstico de cáncer de próstata va acompañado siempre del grado de puntuación Gleason. Se puntúa del 1 al 5 las células prostáticas de dos zonas de biopsia. Una de ellas es el área del patrón principal del crecimiento tumoral y le asigna una puntuación y a continuación, el patólogo busca cualquier otro patrón de crecimiento menos frecuente y asigna otra puntuación. Se suman las puntuaciones para llegar a una puntuación general de entre 6 y 10. El cáncer de próstata menos agresivo sería un 3+3 y el más agresivo un 5+5
  • PIN. (Neoplasia intraepitelial prostática). No es cáncer, pero tampoco es normal. Las células han sufrido cambios en sus núcleos. Si esos cambios son mínimos: hablamos de PIN de bajo grado y no obliga a repetir la biopsia. Si los cambios son manifiestos y abundantes hablamos del PIN de alto grado. En esta situación, dependiendo del número de cilindros de la biopsia afectados, el riesgo de descubrir cáncer de próstata en una segunda biopsia es un 7%, si solo afecta a 2 cilindros y de un 80% si afecta al menos a 7 cilindros. En esta situación la necesidad de una segunda biopsia es casi obligada.
  • EL ASAP (Proliferación microacinar atípica). En este caso los cambios son los suficientes como para decir que hay células cancerosas, pero en un número insuficiente para hacer un diagnóstico de cáncer de próstata. Repetir la biopsia es indispensable en esta situación.

Sería conveniente que los urólogos nos concienciásemos de informar previamente a los pacientes que van a ser sometidos a una biopsia de próstata, de la posibilidad de este tipo de resultado.

Existen al margen más posibilidades que producen desazón en los pacientes, como: que el material fue insuficiente para establecer el  grado de Gleason por lo que también hay que repetir la biopsia de próstata.

La información no solo es un derecho del paciente, sino que, además, ayuda a disminuir la angustia y la carga emocional en situaciones tan delicadas.

Cáncer de próstata: vigilancia activa

¿Se puede vigilar el cáncer de próstata?

El cáncer de próstata no siempre se presenta de la misma forma. Gracias al PSA:

  • Somos capaces de diagnosticar el cáncer de próstata de forma más precoz.
  • Descubrimos que no todos los cánceres tienen el mismo riesgo o capacidad para progresar y diseminarse por el cuerpo.
  • Sabemos que la historia natural del cáncer de próstata suele ser lenta, de media puede tardar 10 años desde que se inicia el tumor hasta que se disemina por el cuerpo.

Por todo ello, y gracias a múltiples ensayos clínicos, sabemos que es posible demorar el tratamiento del cáncer en pacientes muy seleccionados durante cierto período de tiempo y con el único objetivo de evitar todas las secuelas y efectos adversos del tratamiento quirúrgico del cáncer prostático, típicamente incontinencia y disfunción eréctil.

Se tratade una estrategia avalada por multitud de ensayos y hoy en día está incluida dentro de las guías europeas de urología. El paciente debe entender que asume una serie de riesgos a cambio de los beneficios que antes comentamos. Existe la posibilidad de que durante esta vigilancia el tumor progrese y resulte posteriormente más complicado dar un tratamiento. Existe incluso la posibilidad de que el tumor se disemine por el cuerpo durante la vigilancia, aunque los estudios establecen este riesgo entre 1 y 3 de cada 1.000 pacientes.

¿Cuándo se es candidato a entrar en un protocolo de vigilancia activa?

Decimos que pacientes con tumores puntuación Gleason 6 (3 + 3), hasta dos cilindros afectados con tumor y hasta un 50% de afectación máxima de tumor son candidatos idóneos para la vigilancia. Aunque este protocolo se puede extender virtualmente a todos los pacientes Gleason 6 (3 + 3).

Existe un problema adicional, nuestro urólogo estará tomando decisiones del nivel de riesgo de nuestro cáncer en base al resultado de una biopsia, pero se ha visto que hasta en el 30% de las biopsias existe un cáncer de mayor agresividad que el que se informa en la biopsia. Este problema se evita en parte repitiendo las biopsias periódicamente, pero aun así es un dato que inquieta tanto al urólogo como al paciente.

¿Cómo se realiza el seguimiento?

Existen varios protocolos de vigilancia activa del cáncer de próstata. Uno muy habitual consiste en una rebiopsia más extensa tras iniciar el protocolo, revisiones de PSA y tacto rectal cada 6 meses y una biopsia de próstata cada año. A los 4 años, más de la mitad de los pacientes continúan satisfactoriamente en vigilancia mientras que el resto habrá decidido tratarse, bien por progresión de la enfermedad o por la ansiedad inherente a este tipo de protocolo.

La vigilancia activa del CP es una alternativa válida en tumores de bajo riesgo en pacientes que:

  • Quieran optimizar al máximo su calidad de vida tras el diagnóstico. Entendiendo siempre que están asumiendo un riesgo oncológico aunque éste sea muy pequeño.
  • Es imprescindible que se trate de una decisión informada y consensuada con el urólogo. En base a pruebas objetivas y al carácter, personalidad y preferencias de cada paciente.

Tratamiento quirúrgico del cáncer de próstata

  • Prostatectomía radical (PR) abierta, laparoscópica o robótica

Consiste en extraer la próstata y a continuación unir la vejiga a la uretra. El cirujano intenta llevarse solo la próstata y respetar las bandeletas laterales que son las encargadas de la erección. Sin embargo, esto no siempre es posible ya que en ocasiones el CP invade las bandeletas laterales.

  • Linfadenectomía de los ganglios linfáticos pelvianos. Reservada a paciente con riesgo intermedio o alto.

Tratamiento no quirúrgico del cáncer de próstata

  • Bloqueo hormonal completo.
  • Radioterapia.
  • Braquiterapia.
  • Crioablación.
  • Hifu.
  • Quimioterapia (docetaxel) (Zytiga).
  • Otros. Para metástasis ósea (Zometa.

. Imagen de adenocarcinoma prostático con invasión perineural, por Nephron con GNU Free Documentation License a través de Wikimedia Commons. 


¿Necesitas consultar con el urólogo? Pide tu cita






Los campos con * son obligatorios para poder atender tu solicitud. Los datos que nos facilites se incluirán en los ficheros del doctor Alejandro Fernández Larrañaga y se tratarán con la finalidad de atender tu consulta y gestionar tu cita con el urólogo en Vigo. Puedes ejercitar tus derechos sobre el tratamiento de tus datos personales contactando a través de nuestra web o por el correo electrónico consulta@urologoenvigo.com. Puedes consultar toda la información sobre el tratamiento de tus datos personales en la política de privacidad y protección de datos personales.