URÓLOGO VIGO – PONTEVEDRA

Clínica: Colón 34 3º B, 36210 Vigo

Qué es la cistitis

cistitis infeccion urinaria

La cistitis no complicada es la inflamación aguda de la vejiga y de la uretra. Generalmente la cistitis es producida por la entrada de gérmenes en la vejiga desde el exterior por vía ascendente a través de la uretra. Puede afectar a ambos sexos, aunque lo hace con mayor frecuencia en el sexo femenino y en edades medias de la vida.

La infección urinaria o cistitis es muy frecuente en las mujeres y se calcula que el 30% de las mujeres entre 20 y 40 años ha presentado cistitis en alguna ocasión. Los gérmenes que con más frecuencia producen cistitis en la mujer son el E. Coli (80%) y el S. saprophytus (5-15%), aunque también la Klebsiella, el Proteus mirabilis o enterococos son habituales.

A continuación encontrarás información sobre la cistitis, sus síntomas y las distintas formas de tratamiento.

Por qué se producen las cistitis

La mayoría de las bacterias llegan en la vejiga por vía ascendente a través de la uretra y una vez de dentro comienza a multiplicarse, provocando la infección.

En la mujer esta situación se produce debido a que la uretra en muy corta (3 cms). El tercio distal de la misma, se encuentra colonizado por gérmenes provenientes de la zona anal. Durante la penetración del pene en la vagina, este comprime y exprime la uretra, que se encuentra justo encima, haciendo que los gérmenes caigan dentro de la vejiga. El que produzcan o no infección una vez que están en la vejiga depende de muchos factores, pero parece ser que las hormonas juegan un papel muy importante en la capacidad de los gérmenes de adherirse a la pared vesical. Los picos máximos de infección urinaria en la mujer son en la menopausia y en la adolescencia.

En el hombre las infecciones urinarias son más frecuentes a partir de los 50 años. Debido a que el chorro miccional ha perdido fuerza por el crecimiento de la próstata, permitiendo a las bacterias llegar con más facilidad hasta la vejiga.

Tanto en el hombre como en la mujer las infecciones urinarias de repetición se pueden producir situaciones que las favorecen como son:

  • Presencia de cálculos en riñón y en vejiga.
  • Fístulas urinarias, que comunican la vejiga con el aparato digestivo (tumores de colon o genitales).
  • Actuaciones instrumentales sobre la vía urinaria como son: los sondajes, cateterismos, biopsias de próstata, etc.
  • Vejigas neurógenas o con malos vaciamientos y residuos postmiccionales importantes.
  • Diabetes: cuanto peor control de la diabetes, mayor es el riesgo de infección y mayor la dificultad para erradicarlas.
  • Pacientes portadores de sondas.
  • Pacientes trasplantados, o con cirrosis, o con HIV, o Inmunodeprimidos, etc.

Síntomas de infección urinaria

Los síntomas más habituales de la cistitis son:

  • Disuria. Dolor o dificultad al orinar. Puede variar de intensidad desde una leve molestia a francamente dolorosa.
  • Polaquiuria. Es orinar con frecuencia. Ocurre tanto de día como de noche (nocturia).
  • Urgencia miccional. Las ganas de orinar no son progresan poco a poco como es lo habitual, lo hacen de golpe y con tal intensidad, que en ocasiones se produce escape de orina.
  • Dolor suprapúbico o abdominal bajo.
  • Orinas malolientes. En personas de edad avanzada puede ser el único síntoma
  • Hematuria. Aparición de sangre en la orina. No es obligatoria su presencia. Cuando se presenta macroscópicamente, indica que la infección ha producido el desprendimiento de la mucosa vesical. Es estos casos el proceso de curación es más lento ya que la vejiga necesita regenerar su capa superficial.
  • Fiebre: en las cistitis complicadas.
  • Neumaturia: es la expulsión de gas con la orina. Es muy poco frecuente. Suele ser un síntoma de fístulas que conectan la vejiga con el aparato digestivo, aunque hay algunas bacterias como la klebsiella y el E. coli que pueden producirla.

En ocasiones, la cistitis no da síntomas produciéndose lo que se llama bacteriuria asintomática. No se precisa tratamiento salvo que se produzca en mujeres embarazadas (por el alto riesgo de pielonefritis) y en pacientes que van a ser sometidos a procedimientos urológicos.

Pruebas para el diagnóstico de cistitis

Para establecer un diagnóstico de cistitis se pueden realizar pruebas como:

  • Análisis microscópico del sedimento urinario. Tiene que indicar la presencia de bacteriuria (bacterias), piuria (leucocitos), y hematuria (sangre).
  • Pruebas de inmersión de tiras en la orina. Sirven para demostrar la presencia de bacterias (nitritos), piuria (estearasa leucocitaria). Son pruebas orientativas, pero menos eficaces que el análisis microscópico.
  • Cultivo y antibiograma de orina. Sirve para identificar la bacteria y cuál es el antibiótico más eficaz.  En las mujeres, estudios científicos han demostrado, que su uso en todos los casos de infección urinaria antes del tratamiento, aumenta el gasto un 40% y solo disminuye la duración de los síntomas en un 10%. Sin embargo, es indispensable en casos de fallo de tratamiento de más de 7 días, en mujeres mayores de 65 años, en mujeres diabéticas o embarazadas. En los hombres se recomienda el urocultivo en todos los casos antes de iniciar el tratamiento.
  • La ecografía. Es indispensable en las infecciones urinarias recurrentes. Ayuda a descartar cálculos tanto renales como vesicales, divertículos vesicales o cantidad de orina residual.
  • Urotac: solo en casos de infecciones recurrentes sin causa aparente o con perfil que lo justifique. Es eficaz para descartar patología concomitante.
  • Cistoscopia. Solo en casos de infecciones recurrentes.

Tratamiento de las cistitis

Los antibióticos más adecuados para el tratamiento de la cistitis son: el trimetropin-sulfametoxazol (si la resistencia en la zona es inferior al 20%), ciprofloxacino, levofloxacino, fosfomicina, nitrofurantoina. La aplicación puede ser de la siguiente manera:

  • No complicada en mujeres. La toma de un antibiótico 2-3 días suele ser suficiente y no es necesario realizar análisis al finalizar.
  • No complicada en hombres. El tratamiento debe durar unos 7 días y se debe repetir el análisis al finalizar (2 días).
  • Cistitis complicada con afectación moderada del estado general. Fluorquinolona durante 7 días y analítica al terminar.
  • Cistitis complicada con afectación severa. Se debe comenzar con antibióticos intravenosos hasta que lleve afebril 24 horas y a continuación pasar a su administración vía oral durante 2-3 semanas y analítica al terminar.
  • Infecciones de repetición no complicadas, relacionadas con la actividad sexual. Se pueden tratar con profilaxis postcoital. Si además se trata de pacientes menopáusicas, se debe valorar si hay atrofia vaginal, ya que los estrógenos intravaginales pueden mejorar.

Los arándanos rojos americanos: Disminuyen un 30% las infecciones urinarias. Dicho con otras palabras, al 70% no le hacen nada.

Las vacunas. Son eficaces, pero su precio y la duración del efecto (dura sobre 3-6 meses), limita su uso y hace que estén infrautilizadas.

 


¿Necesitas consultar con el urólogo? Pide tu cita






Los campos con * son obligatorios para poder atender tu solicitud. Los datos que nos facilites se incluirán en los ficheros del doctor Alejandro Fernández Larrañaga y se tratarán con la finalidad de atender tu consulta y gestionar tu cita con el urólogo en Vigo. Puedes ejercitar tus derechos sobre el tratamiento de tus datos personales contactando a través de nuestra web o por el correo electrónico consulta@urologoenvigo.com. Puedes consultar toda la información sobre el tratamiento de tus datos personales en la política de privacidad y protección de datos personales.