URÓLOGO VIGO – PONTEVEDRA

Clínica: Colón 34 3º B, 36210 Vigo

Qué es el varicocele

El varicocele es la dilatación varicosa de las venas del cordón del testículo y en concreto, del plexo pampiniforme. Dicho de otra manera, es la presencia de varices en el cordón testicular.

varicocele
Varicocele . Dilatación de venas del cordón  el testículo izquierdo

 

Es una afección muy frecuente y la presentan entre el 10% y el 15% de los hombres adultos. El 90% de los casos de varicocele son en el testículo izquierdo. La bilateralidad afecta tan solo a un 7% y  solo en el lado derecho al  3%. El varicocele en los niños es excepcional por debajo de los 10 años, en este caso hablamos de varicocele prepuberal. La incidencia del varicocele aumenta conforme nos acercamos a la pubertad y a la adolescencia.

El mayor problema que puede causar un varicocele es su capacidad de afectar a la fertilidad en el hombre.  En el  40% de los pacientes infértiles la causa es un varicocele. Sin embargo, nunca produce una disfunción eréctil y esto es importante remarcarlo para evitar disfunciones eréctiles de causa sicológica.

Causas del varicocele

No se conocen las causas exactas de la presencia de varices en el cordón del testículo,  aunque se atribuye principalmente a varios factores:

  • Causas anatómicas. Las venas del lado izquierdo desembocan  en la vena renal izquierda, que está mucho más arriba que las del lado derecho. Esto origina un peor retorno de la sangre de las venas del lado izquierdo, lo que provoca la dilatación de las mismas.
  • Motivos genéticos. Se sabe que algunas personas nacen con una predisposición a que las válvulas de sus venas se comporten de forma incompetente. Por esto, no es infrecuente que los pacientes presenten además, una insuficiencia venosa en las piernas o también hemorroides. 
  • Presencia de un tumor. Por último y de forma excepcional el varicocele, se puede deber a la presencia de un tumor de riñón o retroperitoneal. En estos casos la masa del tumor, comprime la vena renal o la vena gonadal. Por otra parte la presentación del varicocele suele ser brusca y los pacientes suelen tener más de 40 años. Cuando es así, utilizamos el término de varicocele secundario.  

Síntomas principales

sintomas varicocele
Las varices en el escroto son poco frecuentes y se producen por la dilatación de las venas de la superficie de la piel del escroto.

Habitualmente, las varices del cordón del testículo son asintomáticas. Sin embargo, en varones jóvenes pueden generar algunas molestias como sensación de pesadez después de hacer ejercicio físico.

En la mayoría de los casos, el paciente se descubre un abultamiento en el hemiescroto izquierdo de forma accidental. Los síntomas del varicocele más frecuentes, dentro de su levedad, son:

  1. Sensación de pesadez o malestar en ese testículo. Suele ser un síntoma en varones jóvenes y en varicoceles secundarios a tumores en varones mayores de 40 años.
  2. Dolor testicular de intensidad variable.  Suele desencadenarse, por ejemplo en adolescentes y hombres jóvenes, tras hacer ejercicio físico intenso y se alivia en reposo. En los hombres adultos, es excepcional que se manifieste dolor y cuando ocurre debemos hacer una ecografía abdominal para descartar tumores renales y retroperitoneales.
  3. Sensación de calor en el escroto.
  4. Abultamiento del cordón. El abultamiento no es doloroso a la palpación y es más fácil de identificar  en posición de pie que tumbado. Además es más acusado con maniobras de Valsalva (maniobras que consisten en aumentar la presión intrabdominal). Este detalle es importante, ya que en ocasiones se explora al paciente tumbado o en una habitación fría, y pasa desapercibido.
  5. Disminución del tamaño de ese testículo y de su consistencia. Es un síntoma que no ocurre siempre.

Varicocele y fertilidad

  • La infertilidad. El varicocele puede afectar a la fertilidad. Aproximadamente el 30% de los pacientes con varicocele presentan una alteración significativa en su análisis de semen (espermiograma). Es la causa de casi el 40% de las consultas por infertilidad de causa masculina. Los parámetros más alterados son el número de espermatozoides, la movilidad y el número de formas normales de los espermatozoides (oligospermia, astenospermia, teratospermia). En ocasiones, puede presentarse una ausencia total de espermatozoides (azoospermia).
  • El varicocele afecta en ocasiones de forma progresiva a la calidad del semen, haciendo incluso que individuos que fueron fértiles a una edad se hagan infértiles con el paso del tiempo. 

Cómo se diagnostica el varicocele

Principalmente, el diagnóstico de varicocele testicular se basa en las siguientes pruebas:

  • La palpación del testículo: En posición de pie y con maniobra de Valsalva. Además, si es  posible, debe realizarse en un ambiente cálido.
  • Ecografía o ecodoppler testicular: Es un método eficaz y rápido para el diagnóstico de cualquier bulto del testículo y cordón. Es, en ocasiones, la única forma de diagnosticar los varicoceles pequeños.
  • Ecografía renal: Para la comprobación de ausencia de lesiones renales. Es importante en individuos de mas de 40 años o en aquellos en los que el varicocele apareció bruscamente.
  • Espermiograma: Que puede mostrar las alteraciones ya comentadas. Es imprescindible realizar al menos dos, si el primero da mal.
  • La analítica sanguínea: Ayuda a comprobar si existe algún trastorno de los lípidos de la sangre, ya que a veces se asocian estos transtornos al varicocele. Además recientes estudios publicados en la revista científica Andrology nos informan, de que el varicocele se asocia con una incidencia más elevada de enfermedades cardíacas (cardiopatía isquémica), trastornos de los lípidos sanguíneos (hiperlipemia) y diabetes. La monitorización (seguimiento y control), mediante analíticas sanguíneas de estos pacientes, parece cuando menos, razonable.

Grados de varicocele

El varicocele se puede presentar en diferentes grados. Conviene saber que no siempre hay una relación entre la afectación del espermiograma y el tamaño de las varices. Hay casos de varices en el testículo muy voluminosas, sin nada de afectación de la espermatogénesis, y casos en los que ocurre lo contrario.

Según el tamaño de las varices, existen varios grados de varicocele:

Varicocele de grado I

Es aquel en los que las varices en el testículo no se aprecian durante la simple observación y por tanto es necesario realizar maniobras de Valsalva.  En estos casos, hay que recurrir a estudios con ecografía y doppler para observar la dilatación de las venas testiculares.

Varicocele de grado II

Es aquel en los que las varices en el testículo son de tamaño moderado y fácilmente palpables, sin realizar la maniobra de Valsalva.

Varicocele de grado III

Las varices testiculares son grandes y visibles sin dificultad bajo la piel y por tanto se pueden apreciar sin palpación. Solo observando la bolsa escrotal con el paciente en posición de pie, se aprecia que el cordón esta lleno de venas dilatadas.

Diagnóstico diferencial

Ante la presencia de varices en los testículos u otros síntomas de varicocele es importante acudir al urólogo, con el objetivo de descartar posibles enfermedades que, con frecuencia, se relacionan con la aparición del varicocele. 

  • Varices escrotales. En este caso, las venas dilatadas no son las del cordón del testículo sino las de la superficie de la piel y no tienen ninguna repercusión sobre la fertilidad.
  • Tumores del cordón espermático. 
  • Quistes  de epidídimo.
  • Tumores testiculares.

Formas de tratamiento del varicocele

Tratamiento quirúrgico

 El tratamiento quirúrgico del varicocele se basa en la ligadura de la vena espermática. Este tratamiento puede realizarse mediante incisiónes a distintas alturas. A nivel alto y retroperitoneal o bajo, como son la vía inguinal o subinguinal. Es la técnica más utilizada.

Para realizar la intervención, habitualmente utilizamos gafas lupa de al menos 4 aumentos. El uso de las gafas permite diferenciar con claridad las distintas estructuras del cordón. Al ver con más facilidad la arteria y los vasos linfáticos, los riesgos de complicaciones son menores.

Tratamiento no quirúrgico 

La oclusión venosa (embolización del varicocele). Se realiza mediante técnicas de radiología intervencionista. Para ello, desde la vena femoral se pasa un catéter hasta la vena espermática. Una vez allí, se suelta un pequeño alambre llamado coil con la finalidad de que se forme un trombo y conseguir la oclusión de las venas. 

Cuándo se debe operar el varicocele

La operación del varicocele se llama varicocelectomía. Su prescripción y su éxito o fracaso dependen de diversos factores como la edad del paciente, el grado de varicocele o el nivel de afectación en la producción de espermatozoides. El urólogo es el especialista que te asesorará sobre el mejor tratamiento para el varicocele según tu caso. 

Varicocele en el niño y prepuberal

La aparición de varicocele antes de la pubertad no es una situación infrecuente. Al no poder disponer de un estudio de espermiograma el tratamiento se debe valorar desde otra perspectiva. Existe una tendencia general a operar prácticamente a todos los pacientes con varicocele  que aparecen antes de la pubertad. Sin embargo, algunos estudios concluyen que la operación solo sería imprescindible cuando:

  • El testículo tiene una disminución de tamaño y consistencia significativa, con respecto al lado sano.
  • El varicocele es bilateral o de gran tamaño (grado III).
  •  Se acompaña de dolor testicular.

En general, los estudios muestran que los varicoceles prepuberales intervenidos frente a los no intervenidos:

  • Tienen un aumento del tamaño del testículo afectado.
  • Mejores resultados del espermiograma, al llegar a la edad adulta.

Resultados sobre la fertilidad después del tratamiento del varicocele

Los resultados de las distintas alternativas de tratamiento del varicocele son variables. Sin embargo, algunos datos previos pueden orientar hacia el posible éxito o fracaso del tratamiento del varicocele con respecto a la mejoría del espermiograma y deben ser considerados a la hora de tomar la decisión de si operar o no:

  • La edad del paciente.  Se sabe que cuanto mayor es la edad del paciente, peor es el resultado de la intervención. Por ello, hay una mejor respuesta a la intervención en un paciente de 20 años que en otro de 40. Por tanto, cuando un paciente tiene un varicocele con afectación ligera de los resultados del espermiograma, debe ser operado lo antes posible, ya que con el tiempo empeorará. 
  • La calidad del espermiograma previo: Sin duda, cuanto peor es el espermiograma previo, más pobres serán son los resultados de la intervención para tratar las varices del cordón testicular. Por esta misma razón, en un paciente con un recuento muy bajo de espermas, por ejemplo  300.000 esp/ml, la respuesta será peor que en otro que tenga 12.000.000 esp/ml.
  • Tamaño y consistencia del testículo que presenta el varicocele.  Sabemos además, que cuanto más pequeño y blando es el testículo que tiene el varicocele, en comparación con el sano, peor será el resultado de la intervención.
  • Cuando un varicocele es bilateral los resultados de la intervención son en general mejores.

Resumen de resultados

Por lo tanto, no hay una regla o un algoritmo matemático que informe con exactitud del resultado del tratamiento a través de la varicocelectomía. En general se acepta que con la intervención mejoran del 50 al 70% de todos los casos, consiguiéndose embarazos en un 50%. Sin embargo es recomendable seleccionar los casos que deben ser operados para no crear falsas esperanzas. Seguimos sin encontrar una explicación lógica, al motivo por el que unos varicoceles afectan a la fabricación de espermatozoides y otros no.

Entre el 50 y el 70% de los pacientes con varicocele tratados con cirugía consiguen lograr un embarazo. 

 

Qué complicaciones tiene el tratamiento del varicocele

  • La recidiva del varicocele. La posibilidad de que vuelva a aparecer el varicocele tras la intervención existe. Aunque por lo general no suele sobrepasar el 5% de los varicoceles tratados. Esto puede ocurrir tanto si el tratamiento ha sido mediante varicocelectomía o embolización.
  • El Hidrocele. Es otra de las complicaciones de la intervención del varicocele. También aparece en aproximadamente un 5% de los pacientes tratados.

Si tienes un problema de fertilidad o un varicocele y no sabes qué hacer, pide una consulta con el urólogo. Valoraremos tu caso concreto  y la necesidad de tratar o no tu caso y que forma de tratamiento es la más adecuada.

Llama ahora para solicitar tu cita.