URÓLOGO VIGO – PONTEVEDRA

Clínica: Colón 34 3º B, 36210 Vigo

Qué es la linfangitis del pene

La linfangitis esclerosante del pene. Es un proceso inflamatorio de los vasos linfáticos distales del pene. Habitualmente no se acompaña de dolor, aunque en ocasiones puede ser algo molesto. Afecta a hombres entre los 18 y los de 45 años de edad y su aparición es repentina. Esta lesión tiene el aspecto de un cordón duro y fino, del tamaño de una vena. Su forma es lineal o ondulante. De color blanquecino o traslúcido. Su lugar preferente es en el surco coronal y en ocasiones en la zona dorsal del pene. Otras veces la piel del  prepucio y del glande puede presentar algo de edema o inflamación.

linfangitis esclerosante del pene
Linfangitis del pene

Causas de la linfangitis esclerosante del pene

En algunas ocasiones no se conoce una causa clara que conduzca a la inflamación del vaso linfático y/o obstrucción del mismo. No sabemos que hace que ese vaso linfático antes invisible e imperceptible se haga visible y palpable. El proceso ocurre en algunos casos, tras una actividad sexual intensa. En otros, por el contrario, se deben a una infección del glande, o incluso a enfermedades de transmisión  sexual (ETS) que pueden pasar desapercibidas tal como el herpes genital o la uretritis. y las infecciones por HPV

  • Desconocidas.
  • Actividad sexual intensa.
  • Infecciones viricas (herpes, HPV, etc.).
  • Uretritis.

Diagnóstico de la linfangitis de pene

El diagnostico es siempre visual ya que no hay ningún análisis o prueba que confirme el diagnóstico.

Diagnostico diferencial

Debe establecerse con la trombosis de la vena dorsal del pene. El color azulado de la vena frente al color traslúcido del vaso linfático hacen  que la diferencia sea fácil.

Tratamiento de la linfangitis esclerosante del pene

La evolución habitual de la linfangitis esclerosante del pene es a desaparecer, una vez que el vaso linfático vuelve a ser permeable (lo que suele ocurrir entre 3-8 semanas). La mayor duración debe hacer replantearnos el diagnóstico. Dada la benignidad del proceso en la mayoría de las ocasiones no ponemos tratamiento. El uso de antinflamatorios, teniendo en cuenta que pueden producir efectos secundarios, no justifica su prescripción.

En los casos de linfangitis secundaria a un herpes genital, el tratamiento específico del herpes acorta la duración de la linfangitis. La disminución de la actividad sexual parece cuando menos razonable.

Llama ahora para solicitar tu cita.