URÓLOGO VIGO – PONTEVEDRA

Clínica: Colón 34 3º B, 36210 Vigo

¿Qué es el cáncer de vejiga?

tumor de vejiga
TAC de cáncer vesical que infiltra en profundidad.

El cáncer de vejiga es una enfermedad en la que se forman células cancerosas en el urotelio vesical. El urotelio es el tapiz que recubre la pared interna de la vejiga. Estas células son las que están en contacto con la orina y por tanto es a través de la orina como entran en contacto con sustancias tóxicas que eliminamos, tales como son los componentes del humo del tabaco y los tintes.

El cáncer de vejiga representa el sexto cáncer más común del organismo. Son también llamados pólipos de vejiga, aunque conviene aclarar que la mayoría son malignos. Son más frecuente en hombres que en mujeres y en el 90% de los casos los pacientes tienen más de 55 años.

A continuación encontrarás información importante sobre el cáncer de vejiga, sus causas, sus síntomas, diagnóstico y el mejor  tratamiento para este tipo de cáncer.

Causas de cáncer de vejiga

En ocasiones el periodo de latencia desde la exposición al producto puede alcanzar los 50 años.

  • Fumar cigarrillos.
    • Más de un 50% de los cánceres de vejiga son en personas fumadoras.
    • El riesgo de padecer un cáncer de vejiga se multiplica por 4 en los fumadores.
    • Muy importante y especialmente relevante es que aquellos pacientes que una vez que son diagnosticados de cáncer de vejiga dejan de fumar tienen mejor pronóstico.
  • Aminas aromáticas.
    • La anilina, la bencidina y la beta-naftilamina que se utilizan como colorantes y que puede afectar a pintores y peluqueros.
    • Fabricantes de goma, cuero y textiles.
    • Operarios de maquinas como tipógrafos.
  • Irritación crónica de la vejiga por cálculos o catéteres en la vejiga.
  • Infección urinaria crónica.
  • La esquistosomiasis, una infección por un parásito que puede penetrar a la vejiga (zonas endémicas de África).
  • Defectos congénitos como persistencia del uraco y la extrofia vesical.
  • Factores genéticos.
  • Mutación del gen del retinoblastoma,
  • La enfermedad de Cowden.
  • Síndrome de Lynch.
  • Quimioterapia previa con cilofosfamida.
  • Radioterapia previa sobre área vesical como ocurre en el cáncer de próstata, en el cérvix y en el útero.

Síntomas y signos del cáncer de vejiga

Los síntomas y signos más habituales del cáncer de vejiga son:

  • Presencia de sangre en la orina (hematuria). En la mayoría de las ocasiones la hematuria es el primer síntoma. Generalmente en la fase inicial no se acompaña de dolor al orinar. La cantidad de sangre puede ser tan pequeña que solo se detecta en un análisis de orina. En otras ocasiones, la hematuria es más o menos intensa y aparece y desaparece sin causa aparente. La hematuria no siempre significa la presencia de cáncer de vejiga. Otras enfermedades de la vejiga, como las cistitis y los cálculos urinarios son la causa más frecuente de hematuria.
  • Dolor al orinar.
  • Ganas de orinar con frecuencia (polaquiuria).
  • Apremio miccional. Ganas de orinar con prisa.
  • Tenesmo vesical. Sensación de ganas de orinar después de haber finalizado la micción.

La mayoría de los síntomas son comunes con otras enfermedades como los cálculos urinarios, las infecciones de orina, problemas de próstata, etc. y por ello ante la presencia de estos síntomas es conveniente consultar al urólogo.

Pruebas para el diagnóstico del cáncer de vejiga

tumor vesical - tumor de vejiga
UIV tumor vesical que infiltra uréter derecho.

Para establecer un diagnóstico de cáncer de vejiga nos valemos de:

  • Historia clínica completa. Los antecedentes familiares y los hábitos son muy importantes, así como la profesión y si ha estado expuesto a sustancias cancerígenas.
  • Análisis de sedimento urinario: Nos indica la presencia de sangre.
  • Ecografía vesical. Permite ver si existen lesiones o pólipos en la vejiga.
  • Citología urinaria. Es un análisis de orina pare detectar células cancerosas o precancerosas.
  • NMP22 en orina. Es un marcador tumoral se utiliza más para detectar recidivas en pacientes que ya padecieron cáncer vesical.
  • Cistoscopia. Es la prueba principal ya que nos da una idea bastante aproximada del tamaño, del número de tumores o del grado de diferenciación.
  • Biopsia. Se hace mediante una resección transuretral (RTU). Nos permite conocer el grado de agresividad y la profundidad del tumor en el espesor de la vejiga.

Para establecer la extensión del cáncer de vejiga nos valemos de:

  • Tomografía Axial Computarizada (TAC). Informa sobre el tamaño, localización, profundidad del tumor. Sirve también para ver ganglios linfáticos patológicos afectados por el cáncer y otros órganos.
  • Resonancia magnética (RMN). Complementa el TAC.
  • Gammagrafía ósea. No se solicita en casos de tumores superficiales pero sí en cambio en los casos avanzados para valorar si el cáncer se ha extendido a los huesos.

Tipos de tumores malignos de vejiga

Existen varios tipos de tumores malignos de vejiga:

  • Carcinoma in situ (CIS). Es un carcinoma superficial. El 10% de los pacientes con cáncer de vejiga tienen áreas de carcinoma in situ.  El 5% de todos los casos de CIS se encuentran como una lesión aislada en la vejiga. El CIS puede ser asintomático, aunque suele producir síntomas como urgencia miccional, aumento de la frecuencia o dolor al orinar. Los casos de CIS asociados a tumores de alto grado tienen un riesgo elevado de evolucionar a cáncer músculo invasivo.
  • Carcinoma de células escamosas. Representa solo el 5% de todos los casos de cáncer vesical. Este tipo de cáncer se asocia a la esquitosomiasis, a la irritación crónica por cálculos vesicales y catéteres.
  • Adenocarcinoma de vejiga. Es un tipo muy poco frecuente de cáncer vesical y representa solo el 2% de los cánceres de vejiga. Se suele localizar en la cúpula vesical.
  • Carcinoma de células transicionales (CCT). Representa el 90% de los cánceres de vejiga. Según la profundidad que alcanza:
    • CCT no músculo invasivo. En este caso el cáncer llega a la lámina propia, pero no al músculo vesical.
    • CCT músculo invasivo. Invaden en profundidad la capa muscular de la vejiga y es por tanto más agresivo.

Tratamiento del cáncer de vejiga

Tratamiento quirúrgico

  • La resección transuretral (RTU) es la forma de diagnóstico de cáncer de vejiga y muchas veces de tratamiento definitivo. Consiste en la introducción de un instrumento a través de la uretra que permite ir resecando de forma progresiva el tumor de la vejiga. La RTU permite analizar el tejido tumoral con la finalidad devalorar el grado de malignidad y profundidad del tumor. Por otra parte la RTU permite en muchas ocasiones extraer la totalidad del tumor.
  • Cistectomía radical con linfadenectomía. Consiste en la extracción de vejiga, de la próstata y de los ganglios linfáticos. Se realiza cuando la enfermedad amenaza con invadir el resto del organismo.

Tratamiento no quirúrgico

  • Las instilaciones con Mitomicina. Es un tratamiento complementario tras la RTU (en los CCT no músculo-invasivos). Reducen las recurrencias.
  • Las instilaciones con BCG. Se utiliza también como tratamiento complementario tras la RTU. Reduce el riesgo de progresión de la enfermedad.
  • La quimioterapia. Es un tratamiento complementario que se utiliza en los casos avanzados, cuando no se ha conseguido controlar la enfermedad.

 


¿Necesitas consultar con el urólogo? Pide tu cita






Los campos con * son obligatorios para poder atender tu solicitud. Los datos que nos facilites se incluirán en los ficheros del doctor Alejandro Fernández Larrañaga y se tratarán con la finalidad de atender tu consulta y gestionar tu cita con el urólogo en Vigo. Puedes ejercitar tus derechos sobre el tratamiento de tus datos personales contactando a través de nuestra web o por el correo electrónico consulta@urologoenvigo.com. Puedes consultar toda la información sobre el tratamiento de tus datos personales en la política de privacidad y protección de datos personales.