URÓLOGO VIGO – PONTEVEDRA

Clínica: Colón 34 3º B, 36210 Vigo

Qué es el cáncer testicular

cancer testicular
Tumor de testículo adenomatoide de epidídimo.

El cáncer testicular (CT) es el tumor maligno más frecuente entre hombres de 20 a 40 años de edad.

Su incidencia es 6 nuevos acasos anuales por cada 100.000 habitantes. Además, en el 2% de los casos el cáncer testicular es bilateral.

En contraste con su alta malignidad, su supervivencia, en cambio, es muy alta y el pronóstico también muy bueno. Gracias a los siguientes factores:

  • En primer lugar, el diagnóstico precoz. Las campañas de promoción de la autoexploración del testículo y rápida consulta, se han mostrado muy eficaces.
  • En segundo lugar, la existencia de marcadores tumorales específicos del cáncer testicular. La BHCG y la AFP son marcadores permiten una detección más precoz del tumor y además, detectar muy pronto las recidivas.
  • Los avances en cirugía por otra parte han permitido operar lo que antes parecía inoperable.
  • En último lugar, la alta sensibilidad de estos tumores a una amplia variedad de agentes de quimioterapia nuevos.

Factores de riesgo del cáncer testicular

Existen una serie de condiciones previas que predisponen al cáncer testicular. Como es la criptorquidia, la disgenesia gonadal, el síndrome de Klinefelter y el tener antecedentes familiares o el síndrome de insensibilidad androgénica.

  • La criptorquidia aumenta el riesgo relativo (RR) para todo tipo de cáncer de testículo entre 3-8 veces.
  • Si la criptorquidia se opera antes de la pubertad el RR es de 3 veces.
  • El cáncer testicular más frecuente en los operados antes de la pubertad es el seminoma.
  • El cáncer de testículo más frecuente en los operados después de la pubertad es el no seminoma.
  • La operación para descender en testículo (orquidopexia) se debe realizar antes de los 6 meses.
  • El riesgo no aumenta en el testículo contralateral.

Además, la presencia de microcalcificaciones intratesticulares se asocia al cáncer testicular, aunque sin embargo no se considera un factor de riesgo.

Síntomas del cáncer de testículo

El síntoma más frecuente del cáncer testicular es el bulto en el testículo. Suele ser duro y puede ser doloroso o no. Otros síntomas de cáncer testicular que pueden aparecer son hidrocele, ginecomastia, pubertad precoz, dolor de espalda, hinchazón escrotal e infertilidad.

Marcadores tumorales del cáncer testicular

Se elevan en el 90% de los tumores germinales no seminomatosos (TGNS) y en el 30% de los tumores germinales seminomatosos (TGS).

La BetaHCG, uno de los marcadores tumorales específicos para la detección de cáncer testicular, tiene una vida media de 24-36 horas. Se debe realizar antes de la orquiectomía (exéresis del testículo) y una semana después de la misma. Su cifra se eleva en:

  • 100% de los coriocarcinomas.
  • 50% de los carcinomas embrionarios.
  • 20% de los seminomas.

La alfafetoproteina (AFP), otro de los marcadores, tiene una vida media de 5-7 días. También se debe realizar antes de la orquiectomía y un mes después de la misma. Su cifra se eleva en el:

  • 60% de los tumores germinales no seminomatosos (TGNS).
  • Nunca esta elevada en el coriocarcinoma puro y seminoma puro.

La LDH es un marcador que indica destrucción de tejidos y por tanto, este marcador está elevada en el 80% de los casos avanzados.

Tipos de tumores testiculares

Existen varios tipos de tumores testiculares. Esta clasificación es importante para indicar el tratamiento, ya que la sensibilidad a la radioterapia y quimioterapia es variable. Básicamente los dividimos en dos tipos:

Tipo 1. Tumores de las células germinales (TCG)

Estos a su vez se dividen en:

Tumores de las células germinales tipo Seminoma (TCGS)

Se origina del espermatocito. Es un tumor muy sensible a la radioterapia y a la quimioterapia. Existen 3 tipos básicos:

  • Clásico. Representa el 85% de los seminomas y se suele presentar en hombres de más de 35 años. Aproximadamente un 20% tienen áreas de sincitotrofoblasto y aumento del marcador BHCG. Es además, el cáncer de testículo que tiene más tendencia a metastatizar en huesos.
  • Anaplásico. Tiene un alto índice de mitosis y es por tanto el más agresivo. El pronóstico, sin embargo, es igual que el seminoma clásico. También se asocia con aumento ligero de BHCG.
  • Espermatocítico. Representa solo el 5 % de los seminomas y se da en hombres de más de 50 años. Tiene poco potencial metastásico. Normalmente con la orquiectomía es suficiente y no necesita quimioterapia.

Tumores de las células germinales tipo no seminoma (TCGNS)

  • Carcinoma embrionario. Representa el 20% de los TCGNS. Aparece en hombres más jóvenes entre los 20 y 30 años. Histológicamente son habitualmente mixtos y pueden tener elevados los marcadores tumorales BHGC y AFP.
  • Tumor del saco vitelino. Es el tumor testicular más frecuente en la infancia. Casi el 100% tienen elevada la AFP.
  • Coriocarcinoma. Es un TCGNS generalmente mixto, es decir, forma parte de otros tumores. Todos los coriocarcinomas tienen elevada el marcador tumoral BHCG. Es el único tumor testicular con capacidad de dar metástasis por vía hematógena, los otros lo hacen por vía linfática. Puede dar metástasis cerebrales. Es el más letal de todos los tumores testiculares, pero representa menos del 1%.
  • Teratoma. Tiene su origen en el endodermo, ectodermo y mesodermo. Hay los teratomas maduros que son prepuberales y benignos. Sin embargo, los teratomas inmaduros aparecen entre los 20 y 40 años, son malignos y resisten la quimioterapia y radioterapia.

Tipo 2. Tumores de las células no germinales (TCNG)

  • Tumor de las células de Leyding. Es un tipo de cáncer testicular raro. Las células de Leyding del testículo son las que forman la testosterona. Por ello un 30%, tienen síntomas relacionados con la fracción testosterona/estrógenos, como son la pubertad precoz y la ginecomastia.
  • Tumor de las células de Sertoli. Es también un cáncer en el testículo raro, menos del 1%. Tiene también síntomas de ginecomastia sin virilización.
  • Gonadoblastoma. Muy raro generalmente benigno. Es casi exclusivo en pacientes con trastornos en el desarrollo sexual como el síndrome de Turner.
  • Tumor adenomatoide. Es un tumor extratesticular. Se forma en el epidídimo, se palpa como un nódulo duro, no doloroso, redondeado y pegado al testículo. El tratamiento es quirúrgico extirpando solo del tumor y conservado el testículo. Ecográficamente se observan como un nódulo hiperecogénico en el epidídimo (véase figuras).
Leiomioma de epididimo
Leiomioma de epidídimo.

Tipo 3. Carcinoma in situ (CIS)

Es el precursor de todo cáncer de testículo de las células germinales, excepto del seminoma espermatocítico, del tumor del saco vitelino y del teratoma maduro. No es un tumor palpable. Si no se trata, el 50% progresa hacia un cáncer testicular. En ocasiones es causa de infertilidad masculina.

Pruebas diagnósticas y de extensión del cáncer testicular

  • Ecografía testicular.
  • Marcadores tumorales AFP y BHCG.
  • TAC abdominal. Es útil para valorar la zona retroperitoneal así, como sus vasos cuando hay que practicar una linfadenectomía retroperitoneal. También es útil en el seminoma.
  • Radiografía de tórax: si es anormal o también lo es el TAC abdominal, hay que hacer también un TAC torácico.

Tratamiento del cáncer testicular

Quirúrgico

  • Orquiectomía radical. Se realiza con una incisión inguinal alta. Sin embargo en el caso de tumores grandes se puede ampliar la incisión hacia el escroto. Se debe evitar siempre, romper y derramar parte del contenido del testículo por la herida quirúrgica.
  • La orquiectomía parcial. Es muy controvertida. Limitada a casos con: CT bilateral o en testículo único. Deben ser además CT localizados en un polo del testículo y menores de 2 cms de tamaño. Se debe valorar radioterapia complementaria.
  • Linfadenectomía retroperitoneal.

Quimioterapia

 

Radioterapia externa

  • Solo indicada para el seminoma.
  • Las células de Leydig y las espermatogonias son sensibles a la radioterapia.
  • Todos los pacientes interesados en tener descendencia deben guardar semen en banco de semen.

Algunas consideraciones sobre el cáncer de testículo

  • En primer lugar recordar que la intervención quirúrgica (orquiectomía radical) debe ser lo antes posible, ya que son tumores de crecimiento muy rápido.
  • Se deben solicitar siempre los marcadores tumorales antes de la intervención.
  • A todos los pacientes con ginecomastia se les debe realizar una ecografía testicular.
  • Un CT en un testículo, aumenta el riesgo de tenerlo en el otro.
  • El riesgo de cáncer de testículo, aumenta si hay familiares con cáncer testicular.

¿Te has notado un bulto en el testículo? Llámanos y procuraremos atenderte en las siguientes 24 horas.

Llama ahora para solicitar tu cita.