URÓLOGO VIGO – PONTEVEDRA

Clínica: Colón 34 3º B, 36210 Vigo

hidrocele testicular

Qué es el hidrocele testicular

El hidrocele testicular es la acumulación de líquido en la bolsa escrotal, entre el testículo y la bolsa que lo envuelve llamada vaginal testicular, provocando el aumento de volumen del escroto. Mientras que el hidrocele del testículo es frecuente en niños pequeños y tiende a desaparecer con el tiempo, el hidrocele en los adultos aparece sin causa aparente y su tendencia es a seguir creciendo.

Puesto que el hidrocele no es habitualmente doloroso o perjudicial, es probable que no sea necesario ningún tratamiento. No obstante, todo aumento de tamaño del testículo o del escroto debe ser valorado por el urólogo.

Síntomas del hidrocele

Los síntomas más habituales son:

  • Masa palpable. Primeramente, lo que se detecta es un aumento de tamaño del escroto de un lado o de los dos cuando es bilateral.
  • Dolor. Habitualmente el hidrocele no es doloroso. Es posible que aparezca dolor en los hidroceles de crecimiento muy rápido, en los que la bolsa adquiere mucha tensión y en aquellos que son secundarios a una patología testicular, ya sean inflamaciones o tumores de testículo.
  • Comienzo lento. En la mayoría de los casos, el comienzo es lento, por lo que el paciente no puede precisar con claridad desde cuando ocurre.
  • Comienzo rápido. Es típico de los hidroceles que aparecen como complicación de intervenciones, como la hernia inguinal y el varicocele. Suelen presentarse ya al día siguiente de la intervención.

Pruebas para el diagnóstico del hidrocele de testículo

tratamiento hidrocele
Transiluminación en un caso de hidrocele.

Para establecer el diagnóstico de hidrocele nos valemos de las siguientes pruebas:

  • Exploración física. Valoración de tamaño, tensión, dolor a la palpación, presencia de hernias, etc.
  • Prueba de la transiluminación. (véase foto) Consiste en poner una pequeña luz pegada al escroto y observar como la luz atraviesa los tejidos al tener un contenido líquido. Hoy en día prácticamente en desuso.
  • Ecografía testicular. Hoy en día es la prueba urológica imprescindible en toda masa testicular, porque no solo nos informa de la presencia de líquido, si no también si están presentes inflamaciones o tumores en el testículo.

Diagnóstico diferencial del hidrocele

Debe establecerse con las siguientes patologías:

  1. Orquiepididimitis.
  2. Quistes de epidídimo.
  3. Hernia inguinal.
  4. Hematoma escrotal.
  5. Persistencia del conducto peritoneo-vaginal (en niños).

Tratamiento del hidrocele

A la hora de tratar un hidrocele se deben tener en cuenta además varios detalles:

  • Opinión del paciente.
  • Edad. También es importante porque la repercusión emocional del aumento de tamaño escrotal, no es igual en un adolescente o un hombre joven que en un adulto de 75 años.
  • El tamaño. Algunos llegan a contener hasta un litro de líquido.
  • Velocidad de crecimiento. Puesto que los que crecen rápido deben ser intervenidos lo antes posible, ya que pueden llegan a ser dolorosos.

Tipos de tratamiento del hidrocele

  1. Punción y aspiración del líquido: Consiste en puncionar y extraer el líquido y a continuación inyectar una sustancia esclerosante. Es importante tener en cuenta que hoy en día está en desuso ya que el número de recidivas es muy alto y en caso de tener que intervenir a continuación es más complicado por las adherencias que se han formado.
  2. Intervención quirúrgica reglada.

Intervención quirúrgica 

En consecuencia, la intervención quirúrgica es el mejor tratamiento para el hidrocele testicular. Según su tamaño, puede realizarse  con anestesia local y sedación o con anestesia epidural. Es especialmente relevante que no duela nada.

Finalmente, es importante tener en cuenta algunos detalles sobre el tratamiento quirúrgico:

  • A pesar de que existen varias técnicas quirúrgicas, es importante tener en cuenta que en todas ellas hay que hacer el mismo tamaño de incisión y el tiempo de recuperación es el mismo.
  • En los hidroceles pequeños la intervención puede hacerse de forma ambulatoria, con unas horas de estancia por la anestesia. Sin embargo, en los grandes es preciso dejar un drenaje, lo que obliga a una estancia de 24 horas.
  • Por lo general la colocación de un suspensorio ayuda a aliviar las molestias. Como consecuencia, el paciente puede incorporarse a su vida normal en 3-6 días, dependiendo de la profesión.
  • Hay que tener en cuenta que la complicación más frecuente es el hematoma escrotal, por ello, dejar un drenaje al finalizar la intervención siempre disminuye ese riesgo.

¿Necesitas consultar con el urólogo? Pide tu cita






Los campos con * son obligatorios para poder atender tu solicitud. Los datos que nos facilites se incluirán en los ficheros del doctor Alejandro Fernández Larrañaga y se tratarán con la finalidad de atender tu consulta y gestionar tu cita con el urólogo en Vigo. Puedes ejercitar tus derechos sobre el tratamiento de tus datos personales contactando a través de nuestra web o por el correo electrónico consulta@urologoenvigo.com. Puedes consultar toda la información sobre el tratamiento de tus datos personales en la política de privacidad y protección de datos personales.