Qué es el hidrocele testicular (HT)

hidrocele testicular

El hidrocele testicular (HT) es la acumulación de líquido en la bolsa escrotal, entre el testículo y la bolsa que lo envuelve. esta bolsa se llama vaginal testicular. 

Causas del hidrocele de testículo

Mientras que el HT es frecuente en niños pequeños y tiende a desaparecer con el tiempo. El HT en los adultos aparece habitualmente sin causa aparente y su tendencia es a seguir creciendo. Sin embargo en ocasiones son secundarios. Pueden aparecer como consecuencia de procesos testiculares o por intervenciones quirúrgicas sobre la zona inguinal como son:

  • Herniorrafia inguinal. Operación de hernia inguinal. Aparece inmediatamente tras la intervención. En la mayoría de los casos desaparece en pocas semanas. Sin embargo en ocasiones persiste y debe valorarse en ese caso la posibilidad de intervenir quirúrgicamente.
  • Varicocelectomia. Operación del varicocele. Aparece en un 3 o 5% delos operados.

Puesto que el hidrocele no es habitualmente doloroso ni perjudicial, es probable que no sea necesario ningún tratamiento. Sin embargo, todo aumento de tamaño del testículo o del escroto debe ser valorado por el urólogo.

Síntomas del hidrocele testicular

Los síntomas más habituales son:

  • Masa palpable. Se detecta un aumento de tamaño del escroto de un lado o de los dos cuando es bilateral.
  • Dolor. Habitualmente el HT no es doloroso. Sin embargo es posible la aparición de dolor en los casos de crecimiento muy rápido. En estos casos la bolsa del escroto adquiere mucha tensión. También en los HT que son secundarios a una patología testicular, como son las inflamaciones y los tumores de testículo.
  • Comienzo lento. En la mayoría de los casos, el comienzo es lento, por lo que el paciente no puede precisar con claridad desde cuando ocurre.
  • Comienzo rápido. Es típico de los HT que aparecen como complicación de intervenciones, como la hernia inguinal y el varicocele. Suelen presentarse ya al día siguiente de la intervención.

Pruebas para diagnosticar el hidrocele de testículo

imagen hidrocele de testiculo
Transiluminación en un caso de hidrocele de testiculo.

Para establecer el diagnóstico de HT nos valemos de las siguientes pruebas:

  • Exploración física. Valoración de tamaño, tensión, dolor a la palpación, presencia de hernias, etc.
  • Prueba de la transiluminación. (véase foto) Consiste en poner una pequeña luz pegada al escroto y observar como la luz atraviesa los tejidos al tener un contenido líquido. Hoy en día prácticamente en desuso.
  • Ecografía testicular. Hoy en día es la prueba urológica imprescindible en toda masa testicular, porque no solo nos informa de la presencia de líquido, si no también si están presentes inflamaciones o tumores en el testículo.

Diagnóstico diferencial del hidrocele testicular

Debe establecerse con las siguientes patologías:

  1. Las orquiepididimitis. Habitualmente tienen un comienzo brusco y son dolorosas
  2. Quistes de epidídimo.
  3. Hernia inguinal.
  4. Hematoma escrotal. Suele estar precedido de un golpe o una intervención quirúrgica sobre la zona
  5. Persistencia del conducto peritoneo-vaginal (en niños).

Tratamiento y cura del hidrocele de testículo

A la hora de tratar un HT se deben tener en cuenta además varios detalles:

  • La opinión del paciente debe ser tenida en cuenta.
  • La edad. También es importante la edad del paciente. Ya que la repercusión emocional del aumento de tamaño del escroto, no es igual en un hombre joven, que en uno de 75 años.
  • El tamaño. Algunos casos de HT, son tan grandes que llegan a contener hasta un litro de líquido.
  • Velocidad de crecimiento. Puesto que los que crecen rápido deben ser intervenidos lo antes posible, ya que pueden llegan a ser dolorosos.

Tipos de tratamiento del hidrocele de testículo

  1. Punción y aspiración del líquido. Consiste en pinchar y extraer el líquido y a continuación inyectar una sustancia esclerosante. Es importante tener en cuenta que hoy en día está técnica esta en desuso, debido a que el número de recidivas es muy alto.
  2. Intervención quirúrgica reglada.

Cómo se opera y cura el hidrocele del testículo

En consecuencia, la intervención quirúrgica es el mejor tratamiento para el HT. Según su tamaño, puede realizarse  con anestesia local y sedación o con anestesia epidural. Es especialmente importante que no duela nada.

Finalmente, es importante tener en cuenta algunos detalles sobre el tratamiento quirúrgico:

  • Existen varias Técnicas quirúrgicas. La más utilizada es  plicatura vaginal de Lord. Es importante tener en cuenta que en todas ellas hay que hacer el mismo tamaño de incisión. En todas se hace una incisión de tamaño proporcional al volumen del hidrocele. Se vacía a continuación el líquido y se extirpa parte de la túnica vaginal testicular. Se cierra y se dan puntos de material reabsorbible (se reabsorben solos, no hay que retirarlos). Además el tiempo de recuperación postoperatorio es el mismo con cualquier técnica.
  • En el hidrocele pequeño. La intervención puede hacerse de forma ambulatoria. La anestesia local hace que la estancia pueda ser de solo unas horas. Además no es necesario dejar un drenaje. Sin embargo, en los grandes es mejor dejar un drenaje, lo que obliga a una estancia de 24 horas. El drenaje se retira a las 24 horas y evita reingresos por hematomas.
  • Por lo general la colocación de un suspensorio durante unos días, ayuda a aliviar las molestias. Como consecuencia, el paciente puede incorporarse a su vida normal en 3-6 días, dependiendo de la profesión.
  • Hay que tener en cuenta que la complicación más frecuente es el hematoma escrotal. Por ello, dejar un drenaje en los hidroceles grandes al finalizar la intervención siempre disminuye ese riesgo.
  • Por último, comentar que existe la posibilidad de recidiva del hidrocele tras la intervención, incluso en las mejores manos. Aunque es muy poco frecuente (inferior al 3% de los intervenidos).

5 cosas importantes que debes recordar del hidrocele de testícular

  1. Es una patología benigna, salvo que sea secundario a un tumor. Eso se sabe por una simple ecografía.
  2. No siempre es necesario operar el hidrocele. Los secundarios a cirugías previas pueden desaparecer en unas semanas.
  3. Si crece, conviene intervenirlo antes de que se haga muy grande.
  4. No afecta a la fertilidad, salvo que sea secundario a un tumor de testículo o una epididimitis
  5. El hidrocele y la corrección quirúrgica del mismo no afectan a la erección.

Información documentada por:

urologo Alejandro Fernández Larrañaga

Dr. Alejandro Fernández Larrañaga

Médico urólogo

Solicita tu cita

Patologías relacionadas

Artículos relacionados