Qué es orquitis y orquiepididimitis

La orquiepididimitis (OE) es la inflamación del testículo y del epidídimo. En ocasiones, la inflamación afecta casi de forma exclusiva al testículo y, por tanto, hablamos de orquitis. Cuando la inflamación, por el contrario, afecta preferentemente al epidídimo, lo denominamos epididimitis. En la mayoría de las ocasiones, las orquitis y las epididimitis están producidas por bacterias, virus. En muy raras ocasiones por parásitos. También los traumatismos y las intervenciones quirúrgicas como la vasectomía pueden producir OE.

Causas de orquitis y orquiepididimitis en los niños

En los niños básicamente son dos:

Secundarias a infecciones de orina

En los niños la causa más frecuente de infección urinaria son las anomalías congénitas de la vía urinaria. Tales con las válvulas uretrales, el reflujo vesicoureteral, etc.

Secundarias a infecciones de la  glándula parótida

Las paperas pueden producir orquitis. Se la conoce como orquitis Urliana. Es más frecuentes en niños después de la pubertad. Hoy en día, gracias a la vacuna, ha disminuido su incidencia. En la orquitis Urliana los anticuerpos producidos contra el virus de las paperas atacan también a las células del testículo.

Suelen aparecer entre los 4-6 días desde el comienzo de las paperas. Por último, conviene comentar que en ocasiones pueden cursar con la atrofia del testículo. Las paperas, antes de la existencia de la vacuna, eran una causa frecuente de infertilidad masculina.

El diagnóstico diferencial de las orquiepeididimitis en niños debe establecerse con la torsión testicular. Por lo que toda inflamación de un testículo en un niño, debe considerarse como una urgencia absoluta.

Causas de orquitis y orquiepididimitis en los jóvenes

Infecciones de transmisión sexual

Las enfermedades de transmisión sexual ETS o ITS son la causa más frecuente de orquitis en jóvenes. En concreto, la Clamidia tracomatis. Este tipo de infección no se suele acompañar de la característica secreción uretral o el escozor miccional.  Otra característica de este tipo de infecciones es que afectan preferentemente a la cola del epidídimo. Cuando afectan solo al epidídimo se las denomina epididimitis.

Las infecciones de transmisión sexual por clamidia y gonococo son la causa más frecuente de epididimitis en hombres jóvenes.

La importancia de las epididimitis por clamidia es que pueden obstruir los conductos de los epidídimos. La obstrucción de los conductos del epidídimo puede causar infertilidad masculina.

Causas de orquiepididimitis en adultos

Enfermedades de la próstata

A partir de los 45 – 50 años, la fuerza con la que sale la orina disminuye significativamente. La causa más frecuente de esta disminución de la fuerza de salida de la orina son las enfermedades de la próstata o problemas prostáticos. Al disminuir la fuerza de salida de la orina, los gérmenes pueden entrar a través de la uretra.

Pacientes sometidos a intervenciones o exploraciones a traves de la uretra, así como aquellos portadores de sonda uretral.

Los gérmenes que con más frecuencia provocan orquiepididimitis son: la E. coli, la pseudomona  y las entero-bacterias.

Causas menos frecuentes de orquiepididimitis

Orquiepididimitis tuberculosa

En los pacientes con cáncer de vejiga, que están siendo sometidos a instilaciones vesicales con BCG, puede producirse orquiepidididmitis tuberculosa. La BCG esta producida por  mycobacterium tuberculosis, agente productor de la tuberculosis.

Lo más llamativo de estos casos es que no son muy dolorosas. Por otra parte, la afectación preferente es la del epidídimo que se muestra arrosariado a la palpación. Puede ser uni o bilateral. La orquiepidididmitis tuberculosa también puede aparecer en pacientes portadores del virus VIH. Si no se tratan puede producir fístulas a la piel.

Turismo

Pacientes con orquipeididimitis que han viajado por turismo a países tropicales con filaria.

Brucelosis o fiebre de malta

Personas con fiebre de malta o Brucelosis pueden desarrolllar una orquitis granulomatosa.

Medicamentos

Medicamentos como algunos antiarrítmicos (amiodarona), se acumulan en la cabeza del epidídimo. Produciendo una inflamación selectiva de esa zona del epidídimo (epididimitis).

Principales síntomas de orquitis y orquiepididimitis

Los síntomas más habituales de las orquiepididimitis (OE). Sin embargo conviene recordar que no tienen que estar todos presentes:

  • Aumento del tamaño del testículo, del epidídimo o de ambos.
  • Dolor testicular, aunque hay casos no dolorosos.
  • Fiebre. Aunque no siempre este síntoma está presente.
  • Tumefacción testicular, etc.
  • Dolor o escozor al orinar en los días previos.

Sin embargo conviene recordar que no tienen que estar todos presentes.

Existen una serie de datos, síntomas y signos, que orientan a una causa u otra de la inflamación testicular. Esto es importante ya que obligan  a un distinto tratamiento. La evolución también nos ayuda al diagnóstico. Hablamos de dos tipos de orquiepididimitis:

  • Orquiepididimitis agudas.
  • Orquiepididimitis crónicas (cuando duran más de 6 semanas).

Las orquitis, en las que solo está afectado el testículo y no el epidídimo, suelen estar producidas por un virus. El paciente, por tanto, puede haber tenido paperas recientemente. En las orquitis víricas el comienzo es brusco y son muy dolorosas.

En los pacientes con el antecedente de infección urinaria, afecciones de la próstata, un cateterismo uretral o instrumentaciones y pruebas médicas, es razonable pensar en el origen bacteriano de la orquitis.

Si hay un antecedente de instilaciones vesicales con Bacilo de la Tuberculosis o si se trata de un paciente portador del VIH, debemos valorar la posibilidad de un origen tuberculoso. Las orquiepididimitis tuberculosas son en general poco dolorosas. Comienzan como una epididimitis de la cola del epidídimo y evolucionan de forma crónica.

En los pacientes menores de 35 años, se debe descartar las ETS que cursan de forma asintomática, sin secreción uretral.

Pruebas para el diagnóstico de las inflamaciones del testículo

Para establecer un diagnóstico de orquiepididimitis, nos valdremos de:

  1. Historia clínica completa y detallada.
  2. La ecografía testicular, que nos permite ver si hay abscesos dentro del testículo y que además, se puede repetir tantas veces como sea necesario.
  3. El análisis del sedimento de orina.
  4.  Un cultivo y antibiograma de orina.
  5.  El estudio del exudado de la uretra en los jóvenes. Y aunque no se sospeche una ETS, muy a menudo las ETS son asintomáticas.
  6. PCR en orina a ETS.
  7. En casos muy concretos y con sospechas fundadas se pueden solicitar pruebas de tuberculosis, serología brucelosis, etc.

 Tratamiento de las Orquitis

El tratamiento de la orquitis y orquiepididimitis se realiza de la siguinte forma:

  • Antibióticos: Es el tratamiento de elección en la mayoría de los casos ya que están producidas por gérmenes. Conocer mediante cultivo de orina el germen que causa la infección permite seleccionar el antibiótico más adecuado.
  • Antiinflamatorios y analgésicos: Permite aliviar el dolor y la inflamación.
  • Quirúrgico: Poco frecuente. Drenaje de abscesos y Epididimectomía cuando es necesario la resección del epidídimo.
  • En los jóvenes con orquitis por Clamidia, se debe investigar y tratar a us parejas de los últimos 3 meses

Tratar a las parejas sexuales en las orquitis por Clamidia.

5 cosas importantes de la orquitis y orquiepididimitis

  1. Las orquitis. Con frecuencia, son el síntoma de que algo no va bien en la vía urinaria. La infección ha llegado al testículo, pero en la mayoría de las ocasiones se ha originado en otro lugar. Las ETS, los problemas de próstata o de vejiga, los cálculos en el riñón, son causas frecuentes de orquitis y epididimitis.
  2. En los pacientes jóvenes las orquitis por clamidia pueden producir infertilidad. El tratamiento adecuado debe empezar lo antes posible y se deben tratar sus parejas sexuales.
  3. Como en ocasiones, pueden ser confundidas con un tumor testicular. Se debe hacer siempre una ecografía testicular.
  4. En los niños deben consultarse con urgencia para descartar que no se trata de una torsión testicular.
  5. En los pacientes sometidos a instilaciones de BCG, en caso de orquiepididimitis, se debe valorar la posibilidad de tuberculosis.

Información documentada por:

urologo Alejandro Fernández Larrañaga

Dr. Alejandro Fernández Larrañaga

Médico urólogo

Solicita tu cita

Patologías relacionadas

Artículos relacionados