URÓLOGO VIGO – PONTEVEDRA

Clínica: Colón 34 3º B, 36210 Vigo

La infertilidad masculina. Cuando la causa está en el hombre

La infertilidad masculina se refiere a la dificultad de lograr un embarazo tras haberlo intentado al menos durante un año. Teniendo relaciones sexuales sin protección. Cuando esa incapacidad de concebir tiene su origen en el varón se llama infertilidad masculina o infertilidad en el hombre.

Si sospechas que puedes no ser fértil, es importante que consultes cuanto antes con el médico urólogo. Este te hará diferentes pruebas para encontrar el origen de un posible problema de infertilidad masculina. Esto es importante porque muchas veces la infertilidad en el hombre se puede resolver tratando su causa. Ya sea con unos simples antibióticos o con una pequeña operación quirúrgica. Evitando así iniciar largos y costosos procesos de reproducción asistida. Con los que no siempre, se consigue el objetivo de lograr un embarazo a término.

Infertilidad masculina: conceptos básicos

La infertilidad masculina es responsable de 20% de los casos. la femenina lo es de un 40-50% y en un 30-40% lo son ambos.

La probabilidad de concepción de una pareja que mantiene relaciones sexuales es aproximadamente de:

  • Un 20 a 25% durante el primer mes.
  • Sobre un 75% a los seis meses.
  • Hsta el 90% a los doce meses.

infertilidad masculina

Existen muchas causas de infertilidad masculina  por ello, todo hombre que presenta una alteración del espermiograma, debe acudir al úrologo. Esta afirmación es especialmente importante porque en algunos centros donde se realizan técnicas de reproducción asistida (TRA). Tras un análisis de semen alterado, se intenta conseguir un embarazo, sin enviar al paciente al urólogo.

Quien debe estudiar  las causas de la alteración del espermiograma en el paciente es el urólogo.

Esta forma de actuar es sin duda, una mala praxis. En primer lugar, por existir enfermedades en el hombre que causan infertilidad y que se pueden superar tan solo con cambios de hábitos de vida,  o con un simple antibiótico (prostatitis) y en otras veces con una sencilla intervención (conviene recordar que el 40 % de los casos de infertilidad masculina, se debe a un varicocele). Por último, y más importante, no diagnosticar a tiempo enfermedades graves (todavía latentes), como el cáncer testicular,  o el carcinoma in situ del testículo y también los tumores hipofisarios.

Causas de infertilidad masculina

Para realizar una correcta valoración de la infertilidad masculina, es imprescindible realizar una historia clínica completa.  En la que los siguientes antecedentes son importantes:

  • Antecedentes de paperas en la infancia.
  • Infecciones como las orquitis, las prostatitis, las uretritis, las ETS, y la tuberculosis, etc.
  • Intervenciones quirúrgicas. Como son la orquidopexia, la cirugía pelviana, y también las operaciones de  hernia inguinal y el paladar hendido
  • Anomalías congénitas. Criptorquidia (descenso incompleto de testículo).
  • Enfermedades generales.  La insuficiencia renal y la diabetes,
  • Síntomas que no tienen aparente relación como  es la anosmia, la  ginecomastia, o la  galactorrea, o haber tenido un proceso febril reciente.
  • Hábitos y profesión. Tabaco, alcohol, drogas y la exposición a agentes físicos como son el calor o la radiación o productos químicos como son los pesticidas.
  • Fármacos. Tanto  los que toma en la actualidad como los que tomó con anterioridad.
  • Embarazos anteriores o hijos con otras parejas.

Tras el historial clínico, debe realizarse una exploración física con especial atención a:

  • La distribución del vello y grasa corporal, que es lo que conocemos como fenotipo. El fenotipo no es otra cosa que aspecto de género  de una persona. El fenotipo en algunas ocasiones puede estar relacionado con trastornos hormonales y cromosómicos.
  • La presencia de ginecomastia (aumento de mamas). Esta situación suele estar relacionado con un exceso de fabricación de una hormona llamada prolactina. También con tratamientos farmacológicos que aumenten el nivel de esta hormona, como ocurre con tratamiento para la próstata y para evitar la caída del cabello
  • Conviene explorar detenidamente ambos testículos y también con atención el cordón espermático. Valorando el tamaño, la consistencia, los conductores deferentes, así como la presencia o ausencia  de varices en el cordón.

Pruebas para el estudio de la infertilidad en el hombre

Son imprescindibles:

  • Análisis sanguíneos.  Un análisis general de sangre, con perfil hormonal (FSH, LH, prolactina y testosterona), así como un análisis de sangre llamado cariotipo.
  • Espermiogramas. Es conveniente recoger como mínimo dos muestras de semen para hacernos una idea.
  • Estudio ecográfico. Este estudio nos permitirá descartar tumores y también  lesiones del epidídimo y del cordón como el varicocele.

A la vista de los resultados anteriores, en algunas ocasiones, hay que realizar además:

  • Cultivo y antibiograma de semen.
  • Biopsia de testículo.
  • TAC de cráneo. En casos excepcionales

El espermiograma: condiciones básicas

El semen debe recogerse mediante masturbación y además es imprescindible lo siguiente:

  1. Ausencia de proceso febril, en los últimos tres meses.
  2. Abstinencia sexual de 3 a 5 días.
  3. En las 6 horas antes no se debe haber aplicado ningún tipo de crema o lubricante en el pene.
  4. Es imprescindible orinar y lavarse las manos antes de recoger la muestra.
  5. La muestra debe ser recogida en un frasco estéril.
  6. Se debe recoger la totalidad del semen.
  7. El frasco debe protegerse del frío y de la luz. Lo ideal es envolver el frasco en papel de aluminio y transportarlo en un bolsillo, pegado al cuerpo.
  8. El tiempo de entrega en el laboratorio, debe ser de entre 30 y 60 minutos como máximo.

Alteraciones del semen en el varón infértil

Las alteraciones del semen pueden ser estudiadas desde dos puntos de vista. En el primer lugar, estarían las alteraciones en la cantidad de semen y en segundo lugar estarían  las alteraciones en la calidad del semen.

Alteraciones en la cantidad de semen

  • Eyaculación ausente o de bajo volumen. La ausencia completa se denomina aspermia. La causa más frecuente de insuficiencia eyaculatoria es la lesión de la médula espinal. Otras causas son los trastornos neurológicos, como son la esclerosis múltiple o la diabetes, así como el uso de medicamentos como son los alfa y beta bloqueantes y los sicofármacos. También influye el antecedente de cirugía retroperitoneal o del cuello vesical o de la próstata.

Calidad del semen

  • Azoospermia. Es la ausencia de espermatozoides en la muestra de semen. Puede deberse a tres causas. La primera es que el testículo no recibe la orden desde la hipófisis de fabricarlos (hipogonadismo hipogonatrófico). La segunda causa es que el testículo no los fabrique y en tercer lugar serían las causas obstructivas, es decir, los espermatozoides son fabricados sin embargo debido a una obstrucción que puede producirse distintos niveles de la vía seminal no llegan a salir
  • Oligospermia. Es cuando el número de espermatozoides es inferior a los 15 millones.
  • Astenospermia. La movilidad y la progresión de los espermatozoides está disminuida.
  • Teratospermia. Es cuando la morfología de los espermatozoides está más alterada de lo habitual.
  • Presencia de leucocitos. Su aumento puede indicar infección del tracto genital, aunque no siempre.

Tratamiento de la infertilidad masculina

El tratamiento de la infertilidad masculina se basa en el tratamiento de la causa que condiciona esa condición y también en facilitar la llegada del espermatozoide al ovulo.

tratamiento infertilidad masculina vigo

  • Antibióticos. El tratamiento con antibiótico en casos prostatitis subclínica puede ser resolutivo.
  • Tratamientos y medicamentos con base hormonal. Son eficaces en pacientes con trastornos hormonales.
  • Cirugía.  Gracias a la cirugía es posible a menudo, corregir el varicocele. En otros casos, volver a unir los conductos deferentes.  También permite obtener los espermatozoides directamente del testículo mediante una biopsia testicular. En otras ocasiones, los espermatozoides pueden recuperarse del epidídimo con una aguja y por un proceso de aspiración.
  • Disfunciones sexuales. La medicación especifica para la erección y para la eyaculación precoz pueden ser útiles en estos casos.
  • Técnicas de reproducción asistida. Las técnicas de reproducción asistida (TRA) consisten en utilizar espermatozoides. Estos  pueden haber sido obtenidos de una eyaculación, de una biopsia o en otras ocasiones de un donante. A continuación estos espermatozoides pueden ser inyectados de varias formas. En primer lugar en el aparato genital femenino que es lo que denominamos inseminación simple. En segundo lugar ,realizando una fertilización in vitro (FIV) y por ultimo mediante una microinyección intracitoplasmática (ICSI).

 

Llama ahora para solicitar tu cita.