URÓLOGO VIGO – PONTEVEDRA

Clínica: Colón 34 3º B, 36210 Vigo

retencion aguda de orina

Retención aguda de orina

Retención aguda de orina

La retención aguda de orina (RAO) es la incapacidad completa de orinar, a pesar de tener la vejiga llena de orina. La retención urinaria aguda es una urgencia médica frecuente en urología, ya que en la mayor parte de los casos se presenta de forma repentina y es muy dolorosa. Sin embargo, cuando la causa es una obstrucción que ha ido progresando lentamente en el curso de meses o años, el paciente puede no notar el dolor.

La RAO o incapacidad de orinar repentina es una situación frecuente sobre todo en hombres a partir de los 50 años. Sin embargo, existen también situaciones que pueden provocar retención aguda de orina en hombres jóvenes y mujeres.

La retención aguda de orina no debe confundirse con la anuria, una patología en la que el riñón no produce orina y por tanto la vejiga se encuentra vacía. Al contrario, con la retención aguda de orina la vejiga se encuentra llena de orina y no se consigue vaciar.

Síntomas de retención urinaria aguda

Los clásicos síntomas de la retención aguda de orina son:

  • Incapacidad de orinar, a pesar de tener ganas irresistibles de hacerlo.
  • Dolor en hipogastrio (bajo vientre) con irradiación a fosas renales.
  • Palpación de la vejiga como un globo a nivel del bajo vientre.

Cuando la retención de orina se ha ido instaurando lentamente en el tiempo, el paciente pude no notar dolor ni deseo de orinar y presentar un estado de sopor y confusión progresivos.

Retención aguda de orina: Causas

Básicamente los motivos por los que se puede producir una retención de orina son tres:

La vejiga no hace fuerza de contracción y por tanto no es capaz de vaciarse.

Esta situación puede producirse en primer lugar por el uso de medicamentos que han sido recetados por otro motivo. En segundo lugar por enfermedades que afectan a la conducción nerviosa de la vejiga, tales como el herpes genital, la esclerosis múltiple o un accidente cerebrovascular.

La vejiga hace fuerza pero hay una obstrucción que impide el vaciamiento de la misma.

Existen multitud de causas como son: la hipertrofia de próstata, el cáncer de próstata, la estenosis (estrechez) de la uretra, infecciones (prostatitis), intervenciones quirúrgicas, etc.

En último lugar, conviene recordar que con frecuencia hay factores que precipitan una retención aguda de orina. Estos factores, por sí solos, rara vez producen retención. Sin embargo, si existe previamente una situación que compromete el vaciamiento, se puede producir una retención aguda de orina.

Estos son algunos de los factores desencadenantes de la retención urinaria:

  • Una operación con anestesia general.
  • Ingesta abundante de alcohol.
  • Introducción de un medicamento nuevo, que el paciente no tomaba con anterioridad.
  • Infección de orina.
  • Aguantar durante un tiempo prolongado las ganas de orinar, por ejemplo en un viaje.

Diagnóstico del paciente con retención urinaria

El diagnóstico de la retención aguda de orina, en la mayoría de los casos, es sencillo, ya que los pacientes suelen presentan los tres síntomas clásicos. Sin embargo, en otras ocasiones el paciente consigue orinar unas gotas cada poco tiempo, simulando una cistitis aguda. Además, en los pacientes con sobrepeso es muy difícil la palpación del globo de la vejiga.

Las pruebas que nos ayudan en el diagnóstico de la retención urinaria y contribuyen a conocer la causa principal son:

  • Historia clínica completa.
  • Tacto rectal.
  • Análisis de sangre y de orina. Realizados con la finalidad de descartar un aumento de la cifra de urea o la presencia de una infección de orina.
  • Ecografía de riñón, vejiga y próstata.

Tratamiento de la retención aguda de orina

El tratamiento de la retención urinaria es la colocación de una sonda vesical, con la finalidad de vaciar la vejiga. Si el paso de la sonda a través de la uretra, es imposible hay que realizar una punción suprapúbica.

Cuándo retirar la sonda por retención urinaria

El los casos que el factor desencadenante haya sido puntual como: un viaje, como es una anestesia general o una ingesta abundante de alcohol, se puede retirar la sonda en cuanto se haya vaciado la vejiga. Por el contrario, en la mayoría de los casos que se sospecha un problema de fondo conviene dejarla unos días o más.

Si se ha dejado la sonda unos días, conviene realizar cambios en la medicación y tomar las medidas oportunas. Sin estas medidas en la mayoría de las ocasiones se va  a producir una nueva retención aguda orina. 

Cuidados del paciente con sonda vesical

El cuidado más importante cuando se lleva una sonda urinaria es mantener la orina limpia.

  • Aumentando la ingesta de agua diaria.
  • Tomando algún antibiótico cuando hay infección.
  • Manteniendo la sonda limpia.
  • Si se lleva bolsa de drenaje de orina es importante además:
    • Mantenerla siempre por debajo de la cintura, con el fin de impedir que la orina vuelva a la vejiga.
    • Evitar dobleces en el conducto que va a la bolsa.
    • Evitar que la bolsa roce el suelo, ya que así se evitará pisarla y dar tirones.
    • Lavarse las manos cada vez que cambia la bolsa o se retira el tapón.

 

Consulta al urólogo

Solicita ahora tu cita con el urólogo en Vigo.

Leave a Comment

(0 Comentarios)

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 + diecinueve =