curvatura congenita pene

La curvatura congénita del pene en 5 palabras

En este artículo te explicamos qué es la curvatura congénita del pene. También llamada, pene combo o pene curvo o incurvado. Si quieres saber si tienes una curvatura congénita del pene y cómo tratarla, este artículo te ayudará.

Qué es la curvatura congénita del pene

El pene en reposo no tiene una forma definida. Algunas curvaturas del pene congénitas o deformidades pueden pasar desapercibidas desde la infancia. Sin embargo, en erección, el pene debe ser recto o con una muy leve curva. En ocasiones, la curvatura del pene en erección no es leve sino un arco marcado.

curvatura del pene

Hablamos de curvatura congénita de pene cuando esa curvatura del pene es pronunciada y aparece desde el nacimiento. Aunque pueda no apreciarse sino esta el pene en erección.

Es difícil conocer qué tanto por ciento de hombres están afectados. En ocasiones, la curvatura del pene es muy pequeña y no tiene repercusión funcional ni sicológica para el paciente. En los reconocimientos médicos durante la edad infantil no se aprecia la situación. Es en la pubertad cuando los jóvenes son plenamente conscientes de la curvatura.

Se calcula que puede haber una curvatura congénita del pene entre el 1 y 10 % de la población masculina. La mayoría mínimas.

A qué se debe la curvatura congénita del pene

La causa de que el pene esté curvado en exceso no está clara. El resultado es que una parte de los cuerpos cavernosos es más grande que la otra originando la curvatura.

Síntomas de la curvatura congénita del pene o pene curvo

La curvatura más frecuente es la curvatura del pene hacia abajo, en forma de plátano. Aunque en ocasiones, cuando un cuerpo cavernoso es más grande que el otro, se puede  desviar hacia un lado.

El grado de curvatura se mide en grados. En los caos más acusados puede llegar a los 90%.

A pesar de la deformidad que produce la curvatura, el pene en general está bien desarrollado y es grande. Las erecciones son normales. No se asocia a otras anomalías o malformaciones corporales.

Cuando es muy acusada, la curvatura congénita del pene, puede ocasionar dificultad en la penetración. En ocasiones también dolor en la pareja.

En algunos pacientes el grado de ansiedad que genera la situación, puede provocar una disfunción eréctil sicológica. La ansiedad es independiente del grado de curvatura. Por lo tanto, la ansiedad debe valorarse como una consecuencia importante de la curvatura congénita del pene.

Los pacientes jóvenes son los que más sufren emocionalmente la situación.

Si observas tu pene curvo y crees que interfiere en tu vida sexual, consulta con el urólogo.

Diferencia la curvatura congénita con otras enfermedades

No siempre que hay una curvatura del pene se debe a la curva congénita del pene. Existen múltiples situaciones y enfermedades que pueden producir la curvatura del pene.

Causas no congénitas de curvatura del pene

enfermedad de peyronie

La enfermedad de Peyronie. No es congénita. Aparece en la edad adulta, siendo previamente el pene normal en erección. El paciente nota como se va curvando el pene en el curso de semanas. Tiene una fase en la que la erección es dolorosa . Por otra parte se palpan placas o nódulos en el cuerpo del pene o en el glande.

 

Hipospadias
hipospadias

Hipospadias. Es también una enfermedad congénita. Sin embargo, en este caso, el orificio de la uretra se sitúa en la cara inferior del pene. Se descubre al nacer o en los primeros años de vida. Falta parte del prepucio. La uretra, con frecuencia, es más corta que los cuerpos cavernosos.

La intervención consiste en llevar el orificio de la uretra a la punta del glande.

 

Curvaturas por cicatrices traumáticas. Se producen por golpes, accidentes o secundarias a inyecciones intracavernosas, tras cirugías, etc.

En estos casos siempre hay un antecedente de la causa.

 

Tratamiento de la curvatura congénita del pene

El primer detalle que se debe tener en cuenta para corregir la curvatura congénita del pene. Antes de valorar el grado de curvatura, es la repercusión sicológica que la situación genera en el paciente.

En ocasiones, pequeñas curvaturas generan grados altos de ansiedad e incertidumbre.

Existen varias técnicas quirúrgicas para corregir o mejorar la curvatura del pene. Todas ellas tienen como finalidad del enderezamiento del pene. Todas se basan en pinzar la parte más larga del cuerpo cavernoso. En general cada urólogo utiliza la técnica que mejor domina, ya que los resultados son estadísticamente iguales.

Aunque la intervención se puede realizar con un corte longitudinal. la mayoría de los urólogos realizamos una circuncisión

Tecnicas de Nesbit, Yachia y de los 16 puntos para la incurvación del pene

Técnica de Nesbit

Se extraen pequeños óvalos transversales de los cuerpos cavernosos y posteriormente se suturan los bordes de la incisión. Normalmente hay que realizarlo en varios puntos. Cuanto mayor es la curvatura mayor el número de pequeñas incisiones que se hay que hacer

Técnica de Yachia (Nesbit modificado).

En este caso, se hacen pequeños cortes longitudinales al cuerpo del pene. Se tracciona de los bordes y se sutura en sentido contrario. En este caso no se extrae nada de tejido del cuerpo cavernoso.

Técnica de los 16 puntos

Es una técnica de fruncimiento consiste básicamente en fruncir el cuerpo cavernoso dando puntos.

Postoperatorio de la operación de la curvatura congénita del pene

La intervención se realiza con anestesia epidural o general. Según criterio del anestesista y teniendo en cuenta también las preferencias del paciente.

La intervención dura aproximadamente 1 hora. Al acabar la intervención se deja un vendaje en el pene 24-48 horas para evitar edema.

La estancia varia entre unas horas y una jornada completa.

La incorporación al trabajo puede ser entre 3 y 5 días dependiendo de ña profesión

 

La medicación postoperatoria consiste en analgésicos y anti-inflamatorios.

Habitualmente no se utilizan antibióticos de entrada.

 

No se deben mantener relaciones sexuales al menos entre 4 y 5 semanas.

Durante las primeras relaciones se puede sentir cierta tensión en el pene es normal y acaba por desaparecer

 

Qué hacer si se padece de curvatura congénita del pene

No dejes de consultarlo con tus padres, si eres menor de edad. Ellos estarán encantados en ayudarte incluso aunque ya no seas menor de edad. La mayor satisfacción de unos padres es sentirse útiles con sus hijos. Además, ellos también tuvieron tu edad, y saben como te puedes sentir.

Debes hacerte varias fotos del pene en erección. Lo puedes realizar con el teléfono móvil (celular) sin problema. Existe unas posiciones clásicas hacer fotografías del pene siguiendo el Método Kelami. Las fotografías facilitan mucho la consulta, ya que el urólogo se hace una idea correcta de la situación.

Ningún urólogo se va a sorprender con tu problema, forma parte del día a día de su trabajo. Te tranquilizará hablar con él. No conviertas tu vida en una pesadilla, por algo que se soluciona con facilidad. Tampoco te compliques pensando que técnica quirúrgica va a utilizar, es un especialista confía en el.

Si lees algo sobre los puntos. Que se notan los puntos debajo de la piel. Olvídalo. Recién operado, los puntos se notan fácilmente debajo de la piel. A los pocos meses los puntos se van reabsorbiendo  y van desapareciendo. Después queda una cicatriz interna que con el tiempo, como todas las cicatrices acaba siendo impalpable con los años.

Si lees algo sobre acortamiento, es cierto. Con la intervención hay un leve acortamiento. Sin embargo, la mayoría de los pacientes con curvatura congénita del pene, este es más grande que la media. Además, en conveniente señalar que el acortamiento es proporcional al grado de curvatura.

En la mayoría de los casos el acortamiento producido por la intervención es inapreciable.

 

Bibliografia básica de curvatura congénita del pene

  1.  NESBIT RH.: Congenital curvature of the phallus: report of three cases with description of corrective operation. J Urol 1965; 93: 230-235.
  2.  YACHIA D.: Modified corporoplasty for the treatment of penile curvature. J Urol 1990; 143: 80-82.
  3. KELAMI A.: Peyronie disease and surgical treatment. A new concept. Urology 1980; 15: 559-561.

Solicita tu cita